Los precios de las acciones bajaron el miércoles en la Bolsa de Valores de Nueva York luego que se disparara el costo del crédito para Italia, indicio de que la crisis de deuda se ha contagiado a la tercera economía más grande de la eurozona.

Al mismo tiempo, en Grecia, las negociaciones entre los dos principales partidos políticos para formar un gobierno de coalición fracasaron. Ello generó dudas acerca de si el país podrá evitar la cesación de pagos de su deuda.

El promedio industrial Dow Jones perdió 389 puntos (3,2 para cerrar en 11.781, mientras el Standard & Poor's 500 bajó 47 unidades (3,7%) para quedar en 1.229 y el tecnológico Nasdaq perdía 106 unidades (3,9%) para quedar en 2.622.

Nueve emisoras cayeron por cada una que subió en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue alto, con 4.600 millones de títulos.

El rendimiento de los bonos italianos ascendió por encima del 7%, señal de que los inversionistas ya no creen que Italia podrá pagar sus deudas. Grecia, Portugal e Irlanda tuvieron que recibir créditos de emergencia cuando su tasa alcanzó ese nivel. Pero a diferencia de los demás países, la deuda de Italia, de unos 2,6 billones de dólares, es demasiado grande como para que otros países le ayuden.

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi prometió la tarde del martes que renunciará una vez que sea aprobado el nuevo presupuesto, pero cunde la creencia de que la transición a otro gobierno será difícil. Los mercados consideran a Berlusconi un impedimento para la aplicación de las difíciles reformas económicas que Italia requiere para permanecer solvente.

"El mercado desea una solución fácil, pero no habrá tal cosa", opinó Mark Lehmann, director de transacciones bursátiles en JMP Securities. "El mercado se recuperó un poco pero toda mala noticia suscitará una reacción negativa".

La caída del Dow es la mayor de ese índice desde el descalabro que comenzó el 31 de octubre. Ese día el índice cayó 276 puntos y 297 puntos al día siguiente, luego que el primer ministro griego anunciara que las medidas económicas serían sometidas a consulta popular, lo que llevó a temores de que las medidas no serían aplicadas y que Grecia se declararía en mora de pagos. El referéndum fue luego descartado.

El declive fue bastante amplio y sólo nueve acciones en el S&P 500 subieron. Las que más sufrieron fueron las empresas energéticas y financieras. Las acciones de JPMorgan Chase & Co. perdieron 4,3% y Chevron Inc. perdió 2,4%.

Se teme que si Grecia o Italia se declaran incapaces de pagar sus deudas, los bancos europeos sufrirían cuantiosas pérdidas y quedaría paralizada la corriente de crédito internacional. Ello podría llevar a un cataclismo financiero como el ocurrido en el 2008 cuando colapsó Lehman Brothers.

Algunos analistas sospechan que el euro mismo podría bajar, lo que provocaría inflación y la derogación de acuerdos de libre comercio dentro del continente.

Los mercados europeos también bajaron profundamente. El índice de referencia de Italia bajó 3,8%, mientras el alemán DAX y el francés CAC-40 perdieron 2,2%.

Los precios de otras inversiones, consideradas como más seguras, subieron marcadamente. El dólar subió 1,6% frente al euro. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años cayó de 2,08% a 1,97%.

En noticias corporativas, las acciones de General Motors Co. perdían 8,8% luego que la empresa informara que los problemas de Europa estaban afectando sus ganancias.

Las acciones de Wendy's Co. bajaban 3,5% luego que la empresa informara de pérdidas en el tercer trimestre debido a mayores precios de la carne.

Las acciones de Dean Foods disminuyeron 5,2% cuando la empresa reconoció pérdidas en su sector de alimentos lácteos.