La aportación de Rusia al Fondo Monetario Internacional (FMI) para afrontar la crisis sería del orden de los 9.000 millones de dólares o un poco más, declaró hoy el Kremlin.

"Se ha hablado de que el FMI necesitaría un total de 300.000 millones de dólares en caso de aparecer una tendencia negativa en general y de esa suma se desprende cuál sería la aportación rusa", dijo el asesor económico del Kremlin, Arkadi Dvorkóvich.

Explicó que Rusia tiene una participación del 3 por ciento en el FMI y, por tanto, en caso de que se tome la decisión ése sería el porcentaje que aportaría Moscú al organismo financiero mundial.

"No creo que nuestra aportación difiera demasiado del, aproximadamente, 3 por ciento que tenemos en el FMI", dijo Dvorkóvich.

Agregó que el aporte de Rusia "podría ser un poco mayor, pero no varias veces más" y que, "naturalmente, todo dependerá de la situación concreta".

Con anterioridad, Dvorkóvich aseguró que Rusia está dispuesta a prestar ayuda financiera a los países europeos con problemas de deuda si éstos proponen una estrategia clara de salida de la crisis.

"Esperamos a que los países europeos propongan una estrategia concreta y clara de salida de la crisis. Si ésta necesita el respaldo de Rusia y los países del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) estamos dispuestos a prestar ayuda", dijo entonces.

Con todo, aseguró que Rusia sólo ayudaría a las economías europeas a través de los mecanismos de estabilización de FMI.