El receptor de los Nacionales de Washington, Wilson Ramos, fue secuestrado el miércoles en Venezuela, confirmó una integrante de la gerencia de los Tigres de Aragua, su equipo en la liga venezolana.

"Aún no se tienen noticias de Wilson Ramos... Solo se sabe que se lo llevaron 4 hombres armados en un camioneta de su casa en Santa Inés", dijo Katherine Vilera, gerente de relaciones públicas de los Tigres de Aragua, a través de su cuenta en la red social de Twitter.

Vilera agregó que "es triste, preocupante y cierto que a Wilson Ramos lo secuestraron hace menos de 1hr (una hora)".

Agentes de la policía judicial "está al tanto e iban a su casa en Santa Inés", agregó.

Ramos fue secuestrado aproximadamente a las 18.45 (2315 GMT) por un grupo de hombres armados que ingresaron a su casa localizada en el sector Santa Inés del estado central de Carabobo, ubicado a unos 150 kilómetros al oeste de Caracas.

En el país sudamericano, origen de decenas de jugadores de las mayores, las familias de varios deportistas adinerados han sido víctimas de los secuestradores. Ramos sería el primer jugador de las mayores víctima de un secuestro.

Según una persona cercana a la familia, que pidió permanecer en el anonimato por no estar autorizada para hablar sobre el tema, el pelotero estaba en su vivienda en compañía de su padre y sus hermanos cuando varios hombres "entraron directamente a la casa y se lo llevaron". No se registró ningún robo.

"Hasta esta hora (los secuestradores) no han tenido ningún tipo de contacto" con sus familiares, agregó la persona.

Ramos, que debutó en las mayores en el 2010, bateó en la temporada pasada para un promedio de .267, producto de 104 imparables en 387 oportunidades. Conectó 15 jonrones, anotó 48 carreras e impulsó otras 52 en 113 juegos.

También tiró a 19 de 67 corredores que intentaron robar una base, lo que representó un promedio 28% el tercero mejor entre los receptores de la Liga Nacional.

Ramos, uno de los principales prospectos de los Mellizos de Minnesota, fue adquirido en el 2010 por los Nacionales en un canje por el cerrador Matt Capps.

El secuestro parece ser el primer caso de secuestro de un jugador de Grandes Ligas.

En el país sudamericano, origen de decenas de jugadores de las mayores, las familias de varios deportistas adinerados han sido víctimas de los secuestradores. Ramos sería el primer jugador de las mayores víctima de un secuestro.

En la madrugada del 8 de noviembre del 2009 fue secuestrada Elizabeth Méndez, madre del pitcher Víctor Zambrano, en la finca de su hijo en los Valles de Tucutunemo, un poblado agrícola cercano de la ciudad central de Maracay, cerca del lugar del plagio de Ramos.

La policía la rescató ilesa tres días después del plagio.

La madre de Zambrano fue secuestrada nueve días después que el primo del ex lanzador, Richard Méndez Zambrano, quien fue secuestrado y posteriormente asesinado.

Zambrano jugó siete temporadas en las Grandes Ligas con Tampa Bay, los Mets de Nueva York, los Azulejos de Toronto y los Orioles de Baltimore.

En junio de 2009 fueron secuestrados el hijo del entonces receptor de los Padres de San Diego, Yorvit Torrealba, y su cuñado, quienes fueron liberados un día después en parte porque sus plagiarios se vieron cercados por la policía. Torrealba jugó el 2011 con los Rangers de Texas.

El 30 de noviembre del 2008, el hermano del receptor venezolano Henry Blanco, ex de los Mets de Nueva York y que actualmente viste la camiseta de Diamondback de Arizona, fue secuestrado y asesinado por sus captores.

La madre del ex jugador Ugueth Urbina, quien jugó para seis equipos en las mayores, pasó más de cinco meses de cautiverio hasta que fue rescatada a principios de 2005.

___

El periodista Billy Russo contribuyó con este despacho.