En medio de una intensa presencia policial, miles de estudiantes marcharon el miércoles por el centro de Londres para protestar por los recortes en los gastos públicos y un fuerte aumento en las matrículas universitarias.

La policía dijo que más de 2.000 personas participaron en la marcha, que partió al mediodía de la Universidad de Londres. Los organizadores calcularon que fueron 10.000.

Unos 4.000 policías fueron apostados a lo largo de la ruta.

Protestas estudiantiles anteriores desembocaron en violencia por parte de una minoría de manifestantes, incluso un ataque espontáneo a un automóvil en que viajaban el príncipe Carlos y su esposa Camilla en diciembre.

La policía dijo que 24 personas fueron arrestadas, en su mayoría por alterar el orden público y la paz, aunque la marcha fue mayormente pacífica.

En la Plaza Trafalgar, un grupo de manifestantes intentó armar más de veinte carpas al pie de la Columna de Nelson, en el más reciente episodio de la saga de protestas públicas iniciada con Ocupen Wall Street. La policía despejó el parque inmediatamente.

Los manifestantes habían planeado sumarse a un campamento de protesta contra la codicia empresarial frente a la catedral de San Pablo, pero fueron detenidos por líneas de policías con equipo antimotines.

Annette Webb, una estudiante de desarrollo internacional en la Universidad de Portsmouth, dijo que triplicar las matrículas a 9.000 libras (14.000 dólares) a partir del año próximo "será prohibitivo para la mayoría de los estudiantes".

"Significará que la educación es únicamente para los ricos, y yo creo que debería ser para todos", afirmó.