La economía francesa va a sufrir un estancamiento en el cuarto trimestre, según la primera estimación del Banco de Francia, que hoy constató un deterioro en los indicadores mensuales de la industria y los servicios.

En su informe mensual de coyuntura en esos dos sectores, el Banco de Francia aventuró que "el Producto Interior Bruto (PIB) será estable en el cuarto trimestre".

La entidad había previsto una progresión del PIB de sólo el 0,1 % en el tercer trimestre, una cifra que debe ser refrendada o corregida por el Instituto Nacional de Estadística (INSEE) la semana próxima.

En el segundo trimestre, la economía francesa ya había vivido una situación de estancamiento, lo que llevó al INSEE a rebajar su previsión para el conjunto de 2011 del 2,1 % anteriormente al 1,7 % en la actualidad.

El Gobierno espera un incremento del PIB del 1,75 % para este ejercicio, pero ha disminuido sus expectativas para 2012 al 1 %, frente al 1,75 % que había calculado en septiembre cuando presentó el proyecto de ley de presupuestos.

Esa corrección llevó al ejecutivo a presentar el lunes un nuevo plan de ajuste que pretende ahorrar 100.000 millones de euros en los próximos cinco años.

De acuerdo con el informe de hoy del Banco de Francia, el indicador sintético sobre la producción en la industria perdió un punto en octubre y se quedó en 96 puntos, por debajo del nivel 100 que marca la media de largo plazo.

En los servicios también hubo una caída de un punto en el indicador sobre la actividad hasta los 95 puntos.