Un prófugo identificado como uno de los cabecillas del cartel de drogas más poderoso del mundo, quien huyó a México tras su arresto en 2003, ha sido devuelto a Nueva York para responder a cargos federales de importar toneladas de marihuana a Estados Unidos.

Bruno García Arreola, de 53 años, será instruido de cargos el jueves en una corte federal de Central Islip. Su abogado no respondió de inmediato a un pedido de declaraciones.

Los fiscales federales alegan que García Arreola es un jerarca del Cártel de Sinaloa, que según la agencia antidrogas DEA es "la organización de narcotráfico más poderosa del mundo", según un escrito presentado al tribunal el miércoles.

En la carta, el fiscal Burton T. Ryan Jr. señala que el capo, Joaquín Guzmán, es la persona más buscada por el FBI e Interpol después de la muerte de Osama bin Laden.

Agentes de la DEA lograron atraer a García Arreola a Las Vegas en 2003 tras una larga investigación. Se incautaron de dos toneladas de marihuana y 11 millones de dólares en efectivo, y lo acusaron de asociación delictiva y otros cargos.

A pesar de las objeciones de los fiscales, la corte liberó a García Arreola bajo fianza de 20.000 dólares, pero éste no compareció en la corte federal de Nueva York. Según Ryan, las autoridades mexicanas sabían que no se ocultaba y "seguía activo en el transporte de drogas a estados Unidos".

Fue detenido en abril por una fuerza combinada de la policía judicial estadounidense y fuerzas especiales de la armada mexicana en Tepic, capital del estado de Nayarit. Luego fue extraditado a Estados Unidos.

Ryan sostuvo en su escrito que no se le debe otorgar la posibilidad de libertad bajo fianza.

De ser declarado culpable, podría ser condenado a prisión perpetua.