El presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, dijo hoy que Italia no debe limitarse a anunciar las medidas de austeridad propuestas por la Unión Europea (UE), sino que ha de aplicarlas.

Después de reunirse en Lisboa con el primer ministro luso, el conservador Pedro Passos Coelho, Juncker aludió a la difícil situación que atraviesa Italia, víctima de la intensa presión de los mercados, y reclamó a sus autoridades que trabajen para recuperar la confianza en las posibilidades del país.

Según los plazos establecidos hoy por la junta de portavoces de la Cámara de los Diputados y del Senado, los presupuestos generales de Italia para 2012, que incluirán las reformas exigidas por la UE, serán aprobados en el Parlamento este fin de semana.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se comprometió ayer a presentar su dimisión una vez que se aprobaran esas reformas y el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, aseguró hoy que no hay ninguna duda de que así será.

El presidente del Eurogrupo hizo también referencia a Portugal, y se mostró convencido de que está haciendo todo lo posible para cumplir los objetivos que figuran en el programa de rescate financiero acordado con el país.