La fuerza pública colombiana esta "ansiosa" por saber quién será el sucesor del muerto jefe de las FARC Alfonso Cano para de inmediato poner la lupa sobre él y neutralizarlo, aseguró el miércoles un alto jefe policial.

Alfonso Cano, cuyo verdadero nombre era Guillermo León Sáenz, murió de tres tiros a manos de la fuerza pública el viernes pasado en una zona del departamento de Cauca, al suroeste del país.

Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) reconocieron al día siguiente en un breve comunicado la muerte de su jefe y aún se espera la designación de su sucesor.

"Estamos ansiosos de que se anuncie quién será ese cabecilla porque de inmediato estaremos todos con una lupa muy grande sobre él, con unos equipos que lo van a neutralizar", dijo el general Oscar Naranjo, director de la Policía Nacional colombiana y uno de los oficiales más experimentados en la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y las guerrillas.

La "lección aprendida con la baja de Cano es que el país puede tener confianza total" en su fuerza pública y su efectividad, agregó Naranjo en una entrevista con la radio Caracol junto con todo el alto mando militar y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

Fue el general Naranjo, con 36 años en la policía y uno de los de mayor experiencia en inteligencia, quien en julio afirmó que tras años de persecución calculaba por su "instinto" y "experiencia" que a Cano le quedaban pocas semanas para caer ante la fuerza pública.

Según Naranjo y el comandante del ejército, general Sergio Mantilla, las FARC tienen actualmente entre 8.500 a 9.000 miembros, el también rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) unos 2.000 integrantes y sus jefes "muy escondidos" y las bandas de narcos y los ex paramilitares suman unos 4.000.

Los altos mandos y el ministro Pinzón evitaron comentar las versiones sobre la supuesta presencia en Venezuela de dos de los posibles sucesores de Cano: alias "Iván Márquez", de 56 años y cuyo verdadero nombre es Luciano Marín Arango, y alias "Timochenko" o "Timoleón", de 52 años y cuyo nombre es Rodrigo Londoño.

Venezuela ha negado esas versiones, tanto como que jefes del ELN están en ese país.

El general Alejandro Navas, comandante de las fuerzas militares, aseguró a la emisora que aún se discute a cuántas personas se pagará una recompensa de 5.000 millones de pesos (unos 2,6 millones de dólares) ofrecida por el gobierno colombiano por datos que llevaran a la captura de Cano.

Funcionarios judiciales han dicho que desde hace dos años tenían interceptadas más de 300 líneas telefónicas de los más cercanos colaboradores de Cano, quien evitaba las comunicaciones, y que los números de esos teléfonos los habían conseguido a través de al menos cinco desmovilizados que conocían a algún miembro del círculo cercano al jefe rebelde.