El jefe de la Fórmula Uno, Bernie Ecclestone, declaró el miércoles en un tribunal alemán que hizo pagos a un ejecutivo de un banco alemán relacionados con la venta en 2006 de las acciones del banco en la máxima división del automovilismo.

Sin embargo, Ecclestone le dijo a la corte estatal de Munich que se sintió presionado a hacerlo porque le preocupaba que Gerhard Gribkowsky, quien encara un juicio por soborno, lo denunciaría ante las autoridades fiscales británicas por "cosas" que le costarían mucho, reportó la agencia de noticias dapd.

"Había mucho dinero de por medio", testificó Ecclestone. "No podía arriesgarme".

Ecclestone no ha sido acusado en el caso, y anteriormente expresó confianza de que será exonerado de cualquier delito.

Gribkowsky está acusado de aceptar 44 millones de dólares de parte del jefe de la Fórmula Uno con relación a la venta de las acciones del banco BayernLB en la F1. Encara una condena de hasta 10 años de cárcel si es hallado culpable.

Los fiscales alegan que Gribkowsky utilizó dinero de BayernLB para pagar a Ecclestone una comisión de 41,4 millones de dólares, y agregó otro acuerdo por 25 millones para Bambino Trust, una compañía con la que Ecclestone tiene lazos.

Ecclestone le dijo al tribunal que se merecía una comisión por la venta, y agregó que "hice un muy buen trabajo".

Los fiscales dijeron que Gribkowsky vendió las acciones sin actualizar su valor a cambio de sobornos disfrazados como contratos de consultoría. Sin embargo, la defensa alega que Gribkowsky le ahorró al banco millones de euros a través de sus negociaciones.