El gobierno de Evo Morales destinará 755 millones de dólares en 2012, más del doble que en 2010, para subvencionar los combustibles en un país cuyo principal producto de exportación es el gas natural.

La cifra representa la más alta subvención estatal comparada con los 633 millones de dólares de este año y los 333 millones de 2010 y llega casi a 3,6% del presupuesto global para 2012, según datos divulgados el miércoles por el Ministerio de Economía.

En Bolivia el agua embotellada cuesta más que la gasolina regular cuyo litro se vende en 1,07 dólares. Pero el gas natural es un recurso abundante y se exporta a Brasil y Argentina.

En diciembre del año pasado Morales decretó un 74% de incremento en el precio de los combustibles pero tuvo que derogar la medida unos días después ante fuertes protestas sociales en varias ciudades.

El país importa diesel, gas licuado de petróleo (GLP) y cada vez más gasolina ante un estancamiento de la producción y un aumento en la demanda interna.