El senado chileno aprobó hoy por amplia mayoría la ley que establece medidas contra la discriminación en este país de 17 millones de habitantes en medio de graves incidentes.

El debate, que debió ser suspendido tras embarazosos episodios que provocaron principalmente miembros de iglesias evangélicas y que debieron ser desalojados de las tribunas por la fuerza pública, se prolongó por más tres horas.

Finalmente 23 congresistas votaron a favor y 13 en contra del articulado que establece sanciones contra quienes discriminen a otros por razones de sexo o identidad sexual.

También por razones sociales o religiosas, etnia, idioma, ideología, opinión política, situación social y económica, condición de discapacidad, estado civil, pertenencia o no a organizaciones sindicales o apariencia personal.

La ley precisa que se entenderá por discriminación arbitraria toda distinción, exclusión o restricción que no tenga justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares.

"Que (además) cause privación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentren vigentes", enfatiza.

La ley debe pasar ahora a la cámara baja, para que los diputados se pronuncien sobre las modificaciones planteadas por los senadores.

Asimismo, durante el debate, los legisladores aprobaron incorporar la categoría de "identidad sexual", que busca proteger a la población transexual de acciones discriminatorias.