Estados Unidos pidió a los manifestantes sirios que no acepten la oferta de "amnistía" que ha hecho su gobierno, reforzando un consejo anterior que disgustó al presidente Bashar Assad.

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano Mark Toner dijo que sería desacertado que los manifestantes se entregaran dados los "sabidos antecedentes de ilegalidad, tortura y atropellos contra la oposición" por parte del gobierno de Assad.

Estados Unidos se expresó contra la oferta de amnistía la semana pasada, y Siria afirmó que la advertencia era prueba de que Estados Unidos estaba involucrado en el levantamiento popular sirio.

Los medios de comunicación estatales de Siria dijeron que Estados Unidos estaba "incitando a grupos armados a seguir cometiendo asesinatos". Estados Unidos ha refutado otras acusaciones similares de Siria tachándolas de infundadas.

Toner dijo que la transición siria de la dictadura hacia la democracia debe ser pacífica. Dijo que el gobierno de Assad trata de desviar la atención mientras comete actos de violencia todos los días.