La Suprema Corte de Justicia dominicana abrió el miércoles el proceso penal contra un diputado de la oposición acusado de abusar sexualmente de una menor de edad antes de comenzar su periodo como legislador.

El diputado Ramón Antonio Fernández Martínez rechazó comentar los cargos y sólo aseguró a su salida de la Corte que "voy a estar de acuerdo con lo que se sentencie aquí".

Raquel Hidalgo, abogada del legislador, sólo añadió que en la próxima audiencia, prevista para enero, presentará pruebas que muestren que su cliente no es culpable de violación sexual.

Fernández Martínez, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y quien asumió su curul en 2010, fue acusado por haber abusado sexualmente en varias ocasiones de Darialis Estévez hace cinco años, cuando la joven tenía 14.

El diputado "me amenazó, me dijo que no le dijera a mis padres", aseguró a la prensa Estévez, quien en la actualidad tiene 19 años y acudió a la Corte acompañada por su familia.

Estévez detalló que, bajo amenazas, mantuvo relaciones íntimas con Fernández Martínez durante seis meses.

La joven se querelló debido a que el legislador no cumplió un supuesto acuerdo en el que se comprometía a pagarle una indemnización a cambio de no presentar cargos en su contra.

"Hicimos un acuerdo que no se cumplió", indicó Darío Estévez, padre la víctima. Detalló que en el supuesto convenio, el legislador se comprometió a entregar a su hija casa amueblada y una indemnización de 360.000 pesos (que en el momento de la negociación eran 10.000 dólares).

La Suprema Corte aplazó la nueva audiencia para enero a fin de que cada parte presente a sus testigos.

El Código Penal establece penas de 10 a 20 años para quienes sean hallados culpables de agredir sexualmente a menores de edad.