Cuba luchará contra la corrupción "a sangre y fuego", indicó el fiscal general de la República, Darío Delgado al inaugurar el miércoles un foro internacional con expertos de 20 países en la materia.

Delgado y la contralora general, Gladys Bejerano, dieron la bienvenida a unos 300 expertos mundiales.

"Seguiremos luchando hasta el cansancio, a sangre y fuego, contra toda manifestación de corrupción en el país sea cometida por extranjeros o nacionales", expresó Delgado en su discurso.

Según indicó el funcionario la corrupción es una manifestación "multicausal" y compleja.

Para combatir la corrupción el presidente Raúl Castro creó la Contraloría General de la República que dirige Bejerano, quien persigue casos como desvíos de fondos o bienes y prebendas que obtenían empleados públicos desde sus puestos, así como pequeños robos realizados por algunos dependientes.

A lo largo de décadas Cuba tuvo incluso un amplio mercado negro en el cual se encontraba todo tipo de servicios y productos que faltaban en los comercios legales estatales.

Castro anunció un programa de medidas para transparentar las relaciones comerciales autorizando a los trabajadores independientes del Estado, un plan que abrió nuevos empleos pero legalizó a los que lo hacían de manera ilegal.

Además les impuso el pago de tributos.

Igualmente aprobó normas para comprar y vender carros o casas y productos electrodomésticos, operaciones que antes se realizaban pero con subterfugios.

También se informó --a través de medios de prensa oficiales-- del procesamiento de ciudadanos cubanos y extranjeros involucrados en una decena de casos de corrupción especialmente ligados a empresas mixtas.

"En nuestro país la corrupción que se enfrenta es administrativa... fundamentalmente empresarial", indicó Delgado.

Uno de los expedientes más sonados fue el de la firma cubano-chilena Río Zaza, cuyo propietario Max Marambio, un ex amigo de Fidel Castro, fue sentenciado en ausencia en mayo de 2011 a 20 años de prisión y con él se condenó a 15 años de cárcel al ex ministro de la Industria Alimentaria Alejandro Roca.

Un mes después dándole continuidad al mismo caso se reportó que otras 11 cubanos más fueron encontradas culpables.

"Para nosotros la lucha contra la corrupción es de vital importancia", comentó Bejerano, al indicar que el flagelo "no produce muertes físicas de modo directo, no se escuchan bombas, no se derraman sangre" pero tienen un impacto enorme "porque destruyen la moral, la ética, la dignidad de los que desvergonzadamente la promueven".

Entre los asistentes al "V Encuentro Internacional sobre la Sociedad y sus Retos frente a la Corrupción" se encontraban la fiscal general de Venezuela Luisa Ortega, y expertos de México, Rusia, España, Panamá, Nicaragua y Colombia, entre otras.

El evento se desarrollará hasta el viernes.