Los hogares con niños elegibles para almuerzos escolares gratuitos podrán contratar servicio de internet de banda ancha por 9,95 dólares al mes, informaron el miércoles compañías de televisión por cable.

La oferta iniciará el próximo verano y es parte de una iniciativa de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) que busca que más hogares estadounidenses gocen de banda ancha.

Una tercera parte de los hogares de Estados Unidos, o aproximadamente 35 millones, no tienen banda ancha. Eso afecta la capacidad de la gente para educarse y para encontrar y presentar solicitudes de trabajo, dijo Julius Genachowski, presidente de la FCC.

"La brecha en la adopción de la banda ancha en Estados Unidos es muy grande, y los costos de la exclusión digital son altos y se están volviendo más altos", señaló Genachowski.

La iniciativa, llamada "Conectarse para competir", también incluye a Microsoft Corp., la cual se comprometió a vender computadoras personales con su paquete de programas Office instalado por 250 dólares a familias de bajos ingresos. Una compañía llamada Redemtech está ofreciendo vender computadoras restauradas por 150 dólares, incluida la entrega.

Para quienes no pueden pagar esos precios, Morgan Stanley está prometiendo desarrollar un programa de microfinanzas para instituciones financieras con base comunitaria.

La gente sigue suscribiéndose a la banda ancha, pero el crecimiento ha disminuido en años recientes. Para quienes no se han suscrito aún, el costo es un factor menor. La mayoría dice que simplemente no le interesa o que no la necesita, según un reporte del Departamento de Comercio con base en cifras del año pasado de la Oficina del Censo.

Para ayudar a atender la falta de interés y de habilidades de cómputo, Best Buy Co., Microsoft y organizaciones no lucrativas como America's Promise Alliance y United Way están prometiendo apoyar la iniciativa con capacitación.

Todas las compañías de cable están respaldando la oferta de 9,95 dólares por mes, la cual será válida por dos años. El precio no incluye impuestos, pero las compañías prometen no cobrar por instalación ni renta de módem.