El ministro de Finanzas de Canadá, Jim Flaherty, dijo hoy que Francia, actualmente a cargo de la presidencia del G20, puede convocar a los ministros de esa cartera del grupo ante la crisis financiera europea.

"Francia tiene la presidencia del G20 hasta finales de año y los franceses pueden decidir reunirnos de nuevo", afirmó hoy Flaherty durante una rueda de prensa tras un acto celebrado en la ciudad canadiense de Calgary.

Los jefes de Gobierno y ministros de Finanzas del G20 se reunieron la semana pasada en Cannes (Francia) para tratar la situación económica mundial, afectada por la crisis financiera europea. La próxima reunión está programada para el mes de febrero en Cancún (México).

Pero Flaherty dijo que los ministros de Finanzas del G20 ya hablaron en Cannes de la posibilidad de celebrar otra reunión antes de la cita de México.

Flaherty ya había revelado la semana pasada en Europa que "el consenso" de los ministros del G20 era que sería necesaria otra cumbre antes de la reunión de febrero, porque "necesitamos restaurar la confianza del mercado".

En Calgary, Flaherty reconoció que la situación económica del país ha empeorado en los últimos meses y retrasó la fecha en la que el Gobierno eliminará el déficit de los presupuestos generales del Estado.

El Gobierno canadiense había previsto la eliminación del déficit fiscal para el año fiscal 2014-2015. Pero Flaherty reconoció hoy que el empeoramiento económico supondrá que Canadá no podrá alcanzar ese objetivo hasta el año fiscal 2015-2016 o el 2016-2017 tal y como había previsto en junio.

Canadá prevé ahora que en el año fiscal 2011-2012 tenga un déficit de 31.000 millones de dólares que se reducirá a 3.400 millones de dólares en el año 2015-2016.

Según las cifras de Flaherty, en el 2016-2017 Canadá tendría un superávit fiscal de unos 500 millones de dólares si consigue unos 4.000 millones de dólares en recortes.

El Ministerio de Finanzas canadiense también señaló que la deuda federal canadiense crecerá de los 550.300 millones de dólares actuales a 640.600 millones de dólares en el año fiscal 2015-2016.

Canadá ha sido el país del G7 que mejor resultados económicos ha obtenido en la última década lo que le permitió afrontar la crisis financiera de 2008 en mejor condiciones que sus socios.

El país norteamericano fue el único del G7 que tuvo 11 años consecutivos de superávit fiscal, racha que se cortó con la crisis financiera.

Flaherty recordó también hoy que Canadá es el único del grupo de países más industrializados del mundo que ha vuelto a los niveles de empleo previos a la crisis financiera.

"Canadá es el único país del G7, de hecho, que ha recuperado tanto la producción como todos los empleos perdidos durante la recesión global", afirmó Flaherty.

Pero el anuncio de hoy, junto con los datos de desempleo dados a conocer el pasado viernes, que revelaron la pérdida de 54.000 puestos de trabajo en octubre, indican que la economía canadiense está sufriendo las consecuencias de la crisis financiera europea.