El Senado de Brasil aprobó hoy un proyecto legislativo que propone tipificar como crimen la conducción de un vehículo con cualquier tasa de alcohol en sangre, informaron fuentes oficiales.

El texto, que tendrá que ser refrendado por la Cámara de Diputados para convertirse en ley, obliga al conductor a soplar en el alcoholímetro, someterse a exámenes clínicos o a otras prácticas que determinen las autoridades para comprobar el estado de embriaguez.

La Policía también podrá servirse de declaraciones de testigos, fotografías y vídeos para presentar cargos contra un supuesto conductor ebrio.

La propuesta del Senado contempla duras multas y la suspensión de la licencia a los conductores ebrios y penas de cárcel a los que causen accidentes con heridos o muertos.

Actualmente en Brasil se permite una tasa de 0,6 gramos de alcohol en sangre, aunque las autoridades encuentran muchas dificultades para presentar cargos, ya que una brecha legal permite a los conductores negarse a soplar en el alcoholímetro.

El senador Ricardo Ferraço, al defender el proyecto legislativo, afirmó que Brasil vive una "epidemia" de violencia en las carreteras y argumentó que el 40 por ciento de los accidentes registrados en el país están relacionados con el alcohol, según recogió la agencia de noticias de la Cámara alta.

El número de muertos por accidentes de tránsito en Brasil creció un 24 por ciento en los últimos ocho años, desde 32.753 en 2002 hasta 40.160 en 2010, según un informe oficial divulgado la semana pasada.