El juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco solicitó formalmente al Gobierno de España que reclame a El Salvador la extradición de trece de los veinte militares procesados por el asesinato en 1989 de seis jesuitas y dos mujeres en ese país.

Fuentes jurídicas informaron hoy de que Velasco suspendió el interrogatorio que tenía previsto hacer mediante videconferencia a tres acusados, que se negaron a realizarlo alegando que no se les ha permitido personarse en la causa.

El magistrado español les ha respondido que para ello es necesario que estén a disposición judicial.

Según las fuentes jurídicas, uno de los veinte militares procesados el pasado 30 de mayo por delitos de asesinatos terroristas y lesa humanidad o contra el derecho de gentes ha colaborado con el juez, y se encuentra en libertad, y otro ha mostrado su disposición a hacerlo.

Velasco tuvo constancia de que otro de los procesados, René Emilio Ponce, ha fallecido, mientras que a dos más no los ha podido localizar.

Otros dos se encuentran en Estados Unidos, por lo que la petición de entrega aún no se ha formalizado y está en fase de traducción.

El magistrado elevó al Gobierno español su petición formal para que inicie los trámites de extradición de los trece restantes, a los que ya notificó el auto de procesamiento y sobre los que hizo efectivas órdenes de busca y captura.

Nueve de los militares se entregaron el pasado 7 de agosto en la Brigada Especial de Seguridad Militar, en San Salvador, y fueron puestos a disposición de un Juzgado de esa ciudad.

Sin embargo, diecisiete días después la Corte Suprema de Justicia salvadoreña les puso en libertad al estimar que las órdenes de detención no serán efectivas mientras España no pida la extradición de los militares.

Los hechos que investiga el juez Velasco tuvieron lugar el 16 de noviembre de 1989, cuando fuerzas del Ejército salvadoreño asesinaron al rector de la Universidad Centroamericana (UCA), el español Ignacio Ellacuría, y a otros cinco sacerdotes: los también españoles Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín Baró y el salvadoreño Joaquín López y López.

También fueron asesinadas la cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años.