Dos siamesas de República Dominicana que el martes cumplieron un año y siete meses fueron separadas quirúrgicamente con éxito en la Universidad Virginia Commonwealth en Richmond.

María y Teresa Tapia nacieron unidas por el abdomen y la parte baja del pecho. Compartían el hígado y otros órganos.

Un equipo encabezado por el doctor David Lanning, cirujano en jefe del Hospital Infantil de Richmond en la VCU, completó el lunes una cirugía de 20 horas en María y otra de 18,5 horas en Teresa.

El procedimiento consistió en dividir el hígado, el páncreas y otros órganos comunes, así como la reconstrucción de sus paredes abdominales.

Lanning dijo que las niñas de 19 meses de edad estaban en condición estable en la unidad de cuidados intensivos pediátricos del hospital universitario.

Las niñas y su madre, Lisandra Sanatis, llegaron a Richmond hace unos dos meses para prepararse para la cirugía compleja.

En Santo Domingo, el padre de las siamesas dijo que su esposa le llamó por teléfono desde Virginia a las 3 de la madrugada para informarle que sus hijas estaban separadas finalmente.

"Todos estábamos despiertos, esperando noticias", agregó Marino Tapia, quien pasó gran parte de la noche en vela con sus otros tres hijos, Cristian Alejandro, de 17 años, Anderson, de 10, y Angel de Jesús, de cuatro.

"Estamos bien contentos. No tenemos dinero, pero vamos a preparar algo para recibirlas", afirmó Tapia, un albañil de 40 años, a The Associated Press.

"Las ‥Siamesasdominicanas están separadas oficialmente", dijo el martes la primera dama dominicana, Margarita Cedeño, desde su cuenta en Twitter.

Cedeño, cuya oficina gestionó la atención médica a las siamesas desde su nacimiento y consiguió el apoyo financiero para la cirugía en Virginia, llegó al hospital el martes.

Tapia dijo que aun no se sabe cuándo saldrán sus hijas del hospital y podrán viajar con su madre a República Dominicana.

___

El periodista de The Associated Press Ezequiel Abiú López en Santo Domingo contribuyó a este despacho.