El secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) fustigó el martes al presidente de Francia Nicolás Sarkozy por señalar a Uruguay como un paraíso fiscal.

En un comunicado hecho llegar a la AP, el argentino Carlos Alvarez sostuvo que las declaraciones del mandatario francés "constituyeron una agresión absolutamente improcedente que roza el más rancio estilo colonialista".

El viernes, al culminar en Cannes la reunión del Grupo de los 20, Sarkozy mencionó a Uruguay entre un grupo de países que no cumplen con las normativas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre políticas fiscales y movimientos de capitales que puedan provenir de lavado de activos y que deberían ser marginados de la comunidad internacional.

Alvarez sostuvo que "amenazar a Uruguay de que puede ser un país apartado de la comunidad internacional es al menos una apreciación que llama al rechazo y la indignación de todos y sobremanera de los latinoamericanos".

En Uruguay rige el secreto bancario como parte fundamental del sistema financiero, aunque éste se puede levantar por orden judicial si se presentan denuncias concretas sobre capitales ilícitos.

El gobierno uruguayo rechazó que el país sea un paraíso fiscal y recordó que, incluso, tiene un acuerdo de intercambio de información impositiva con Francia.

La ALADI está integrada por Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Paraguay, México, Venezuela y Uruguay y es considerada un organismo elemental para el proceso de integración regional. Se espera en pocas semanas que Panamá y Nicaragua se incorporen a la asociación.