La nueva versión de Asimo, el robot humanoide creado por Honda Motor Co., ahora puede correr más rápido, saltar sobre un pie, servir una bebida y hasta "pensar" por cuenta propia.

Incluso parte de su nueva tecnología está por ser utilizada en las operaciones de limpieza en la dañada planta nuclear de Fukushima, dijeron sus creadores.

La demostración que hizo Honda el martes del renovado Asimo en las instalaciones del centro de investigación de la empresa, en las afueras de Tokio, no sólo buscó demostrar que la máquina con cabeza de burbuja y apariencia infantil es más ágil y un poco más lista.

Fue una respuesta indirecta a los críticos, que aseguraban que Asimo, presentado por primera vez en el 2000, había resultado poco práctico hasta ahora. Decían que no era más que un juguete glorificado y un agradable escaparate de la marca Honda.

El presidente de Honda, Takanobu Ito, dijo a los reporteros que parte de la tecnología usada en Asimo se utilizó para desarrollar un brazo robot en apenas seis meses, con el fin de ayudar en la reciente crisis nuclear en la costa noreste de Japón.

De acuerdo con Honda, el brazo mecánico puede abrir y cerrar válvulas en la planta nuclear Fukushima Dai-ichi, que sufrió una fisión después del tsunami del 11 de marzo. La gigante automotriz japonesa colabora con la empresa que opera la planta, Tokyo Electric Power Co. (TEPCO), para tratar de retomar el control de la planta nuclear.

Ito reconoció que la idea inicial fue enviar al propio Asimo al sitio para ayudar, pero que no fue posible porque el robot no puede maniobrar entre escombros y porque sus delicadas partes de computadora podrían fallar por efectos de la radiación.

Sin embargo, en la exhibición del martes, Asimo fue capaz de mantenerse de pie mientras caminaba por encima de algunos pequeños obstáculos acolchados de más de dos centímetros (0,8 pulgadas) de altura.

También pudo correr más rápido que durante su demostración de 2005, a 9 kilómetros por hora (5,6 mph), mejor que sus previos 6 kph (3,7 mph). Usó mejor sus pies, por lo que su ejecución dejó de ser brusca.

Asimo también fue capaz de distinguir las voces de tres personas hablando a la vez, usando tanto reconocimiento facial como análisis de sonido. El robot pudo discernir que una mujer quería café caliente, otra jugo de naranja y otra té con leche.

El nuevo Asimo también tiene mejores manos, lo que permite mover cada dedo individualmente, por lo que pudo hacer algunos gestos.

"Mi nombre es Asimo", dijo el robot, mientras con sus dedos regordetes hacia las señales correspondientes a sus palabras.

También abrió un termo y delicadamente vertió jugo en un vaso de cartón.

Ito dijo que el nuevo Asimo tiene cierta inteligencia artificial autónoma, por lo que potencialmente podría maniobrar a través de una multitud, sin necesidad de control remoto o de parar de vez en cuando para comprobar su programación.

___

Yuri Kageyama está en Twitter en: http://twitter.com/yurikageyama