La República Dominicana redujo en un 14 por ciento el trabajo infantil en los últimos diez años, según los resultados de un estudio dado a conocer hoy por las autoridades del ramo.

De acuerdo a esos datos, el país va en camino de cumplir con la meta de erradicar las peores formas de trabajo infantil hacia el 2015 y eliminar todas las formas de ese flagelo llegado el 2020, como lo ha planificado la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El ministro de Trabajo dominicano, Francisco Domínguez, dijo en rueda de prensa que las estadísticas sobre la reducción de trabajo infantil en la nación caribeña son el producto de una encuesta realizada entre diciembre de 2009 y enero de 2010.

El funcionario destacó que el trabajo de campo contactó a 9.119 viviendas y entrevistó a 8.540 personas en edades comprendidas entre los cinco y los 17 años. En la República Dominicana la mayoría de edad se alcanza a los 18 años.

"Ningún niño puede ser sometido a labores que atenten contra su salud, su seguridad y menos aún contra su desarrollo integral. Si se encuentra inmerso en trabajo infantil tendremos como resultado un niño con poco rendimiento escolar y, en el peor de los casos, nos enfrentaremos a un aumento de la deserción escolar, y eso no lo vamos a permitir", expuso Domínguez.

A su juicio, los resultados de la encuesta sitúan al país entre los que más han avanzado en la lucha contra el trabajo infantil, "mostrando una significativa tendencia hacia la baja".

El ministro de Trabajo local reveló, además, que el 89 % de los niños y adolescentes dominicanos que trabajan, comparten sus oficios con los estudios, por lo que el organismo emprenderá una campaña de concienciación dirigida a los padres, tutores y empleadores de esos menores.

El estudio dado a conocer por Domínguez establece, asimismo, que los mayores niveles de trabajo infantil en el país se registran en las provincias del suroeste como Bahoruco, Independencia, Pedernales y Barahona con un 24,5 por ciento, mientras que los menores indicadores se registran en el Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo, con un 8 %.