La primera ministra tailandesa canceló planes de asistir a un foro comercial del Pacífico en Hawai este fin de semana para hacer frente a las mayores inundaciones en su país en medio siglo.

Los desbordes comenzaron a fines de julio y han dejado un tendal de 527 muertos. Algunas provincias al norte de Bangkok han estado inundadas durante más de un mes, aunque las aguas allí han empezado a retroceder en los últimos días.

Las aguas han avanzado inexorablemente hacia la capital Bangkok donde causaron alarma entre los nueve millones de habitantes y provocaron críticas sobre la supuesta ineficiencia del gobierno para hacer frente a la crisis.

"Este es el momento para que todo el pueblo tailandés se ayude mutuamente, y por eso he informado al anfitrión que no iré", dijo el martes la primera ministra Yingluck Shinawatra.

La cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico, presidida por el mandatario estadounidense Barack Obama, reunirá a 21 líderes mundiales, incluso el presidente chino Hu Jintao.

La reunión habría dado a Yingluck una oportunidad como política novata de hacer méritos diplomáticos, pero también podría haberle provocado críticas de ignorar la crisis nacional. Ya había cancelado un viaje a China el mes pasado por las inundaciones.

Yingluck asumió el poder en agosto gracias a una victoria amplia del partido Pheu Thai, pero se le considera como sustituta de su hermano, el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, quien fue destituido por un golpe militar en el 2006 después de ser acusado de corrupción y abuso del poder.

Yingluck anunció el martes un plan de recuperación que incluye la creación de un equipo para coordinar la política sobre aguas. Hasta ahora, una docena de agencias separadas lidiaba con distintos aspectos del manejo del agua, con poca consulta mutua y sin esquemas claros de autoridad, lo que dificultó la planificación y respuesta a la crisis.