Un asteroide del tamaño de un portaaviones pasará el martes cerca de la Tierra pero la NASA descarta que cause daño alguno a la superficie terrestre.

Los científicos del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra, de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), que monitorea el movimiento de los asteroides y cometas, descartaron cualquier posibilidad de impacto. Personal de la agencia espacial estadounidense usará el encuentro cercano para saber más sobre la piedra espacial conocida como 2005 YU55.

La última vez que un intruso cósmico de estas dimensiones estuvo tan cerca de la Tierra fue en 1976 y no sucederá de nuevo hasta el 2028.

Desde finales de la semana pasada, las antenas de la Red del Espacio Profundo de la agencia espacial en California ha estado monitoreando el asteroide de 0,4 kilómetros (un cuarto de milla) de ancho mientras se acerca con dirección al sol.

El radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, planea realizar un evento de observación el martes, cuando el asteroide se encuentre en el punto más cercano a la Tierra a 325.072 kilómetros (202.000 millas) a las 6:28 de la tarde (1128 GMT).

Los investigadores analizarán las imágenes de radar para recoger detalles sobre las características y forma de la superficie del asteroide.

Desde su hallazgo hace seis años por un astrónomo de la Universidad de Arizona, los científicos han aprendido mucho sobre el 2005 YU55. Su superficie es color negro carbón, y gira lentamente en el espacio.

___

En internet:

Programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA: http://neo.jpl.nasa.gov