Fiel a su costumbre, el delantero Javier Hernández dijo el martes que no se fija metas personales con la selección de México, pero espera que el Tri pueda cerrar el 2011 con un triunfo sobre Serbia.

El "Chicharito" Hernández lidera una legión de siete jugadores que militan en ligas europeas citados por el entrenador José Manuel de la Torre para el choque ante los serbios el viernes en la ciudad norteña de Querétaro.

"Es el último partido del año, pero no nos fijamos en eso (goles). Nos fijamos en que es un partido importante y queremos hacerlo de la mejor manera y ganar para la gente de Querétaro", dijo Hernádez al final de un entrenamiento. "Estoy agradecido por el llamado y voy a dar todo de mí".

Hernández, quien marcó 20 goles en su primera temporada con el Manchester United, acumula cuatro hasta ahora.

El "Chicharito" es la figura indiscutible del seleccionado mexicano, aunque no le gusta verse por encima del resto.

"Soy afortunado y agradecido de que me tomen en cuenta para la selección nacional, donde nadie tiene el lugar seguro. Estoy contento de venir a trabajar", agregó. "Si me ponen un minuto o 90, estaré contento".

Ante Serbia, México buscará sellar un año en el que ganó 14 partidos y perdió uno contra Brasil. También pudo revalidar el título de la Copa de Oro.