La diabetes está produciendo consecuencias devastadoras en  personas, familias, comunidades, empresas y el sistema de atención de  salud de los Estados Unidos  y es un problema particularmente grave entre la población hispana del país.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), más del 8 por ciento de la población total del país tiene diabetes; sin embargo, casi el 12 por ciento de los hispanos han sido diagnosticados con esta enfermedad.

El contraste es aún más impresionante cuando se consideran las estimaciones del riesgo de contraer diabetes en algún momento de la vida. Según los CDC, las mujeres hispanas nacidas en el 2000 tienen más del 50 por ciento de probabilidades de padecer diabetes en su vida, en comparación con aproximadamente el 31 por ciento de las mujeres blancas no hispanas y el 49 por ciento de las afroamericanas. De manera similar, los varones hispanos nacidos en el 2000 presentan un riesgo de padecer la enfermedad del 45 por ciento en comparación con más del 26 por ciento y el 40 por ciento de los varones blancos no hispanos y los afroamericanos, respectivamente.

¿Cuáles son las causas de estas notables disparidades en la prevalencia de la diabetes entre la población hispana? Los CDC destacan que las diferencias en el acceso a la atención de salud de calidad, los factores sociales y culturales, así como la composición genética de la población hispana en áreas específicas son todas causas que influyen en esta situación. Otro problema es el predominio de los denominados “desiertos de comida” o áreas que tienen muy pocos lugares donde comprar frutas y verduras frescas, en vecindarios de más bajos recursos.

A pesar de que la diabetes afecta en mayor medida a los hispanos, la realidad es que la enfermedad nos afecta a todos, independientemente de la edad, el sexo, la raza o los ingresos. Lo cierto es que si vive en los Estados Unidos, lo más probable es que su vida esté directa o indirectamente afectada por la diabetes y sus complicaciones mortales, como enfermedades cardíacas, enfermedad renal, ceguera y amputación de extremidades.

Estas complicaciones de la diabetes y relacionadas con la diabetes también ejercen una presión presupuestaria increíble en un sistema de atención de la salud ya sobrecargado. En el 2010, la diabetes le costó al país alrededor de $194 mil millones. Si la tendencia actual continúa, la diabetes será responsable de aproximadamente el 10 por ciento del total del gasto en atención de la salud, o casi $500 mil millones al año para el 2020.

La buena noticia es que podemos detener la evolución de esta enfermedad mortal. Los datos de los CDC sugieren que 79 millones de estadounidenses —el 35 por ciento de la población adulta del país— tiene prediabetes, lo que significa que están en riesgo de padecer diabetes tipo 2, la forma mas evitable de la enfermedad. Quienes tienen prediabetes, sin embargo, tienen una oportunidad de reducir significativamente sus probabilidades de contraer esta enfermedad para toda la vida. Realizar ejercicio y bajar sólo el 5 por ciento del peso corporal puede reducir el riesgo de padecer diabetes o el riesgo de ataques cardíacos en un 58 por ciento.

UnitedHealth Group ofrece una abundante cantidad de documentos en inglés y español sobre la prevención y el control de la diabetes. La información en el sitio www.UHCLatino.com de Soluciones de Salud para Latinos incluye una serie de podcasts sobre nutrición saludable, ejercicio y control del estrés. El sitio de Internet en español de la salud mental de OptumHealth, www.mentesana-cuerposano.com, trata los componentes emocionales de vivir con diabetes y otras enfermedades crónicas.

Lograr mantener la diabetes a raya depende mucho de las decisiones que tomemos cada día en nuestra comunidad, en la cocina, en la calle, en la oficina y en los restaurantes. En este Mes Nacional de la Diabetes, recordemos que es vital adquirir y compartir información adecuada que nos ayude a tomar buenas decisiones.

Dr. Thomas Díaz es el Director Médico de UnitedHealthcare.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino