El ex basquetbolista puertorriqueño José "Piculín" Ortiz ingresó el martes a una cárcel federal, luego de que una jueza le revocó la libertad bajo fianza por haber dado positivo a cocaína en una prueba antidopaje a la que se sometió tras declararse culpable por posesión de marihuana.

La prueba antidopaje "forma parte de las condiciones de la libertad bajo fianza" en que se encontraba Ortiz y se realizó el viernes, explicó a la AP Lymarie Llovet, portavoz de la procuraduría federal en Puerto Rico.

Ortiz, de 48 años, estaba en libertad bajo fianza en espera de que un tribunal dicte condena en su contra por posesión de 218 matas de marihuana que fueron halladas en su casa durante un allanamiento por agentes federales en junio pasado.

Tras recibir los resultados del examen antidopaje, el fiscal José Capó pidió el lunes la revocación de la libertad bajo fianza y el arresto inmediato del ex pívot de la selección nacional.

Ante la solicitud de Capó, Ortiz compareció el martes ante un tribunal federal donde la jueza Camille Vélez le dijo que por violar "una condición muy importante" le revocaba de inmediato la libertad bajo fianza.

Vélez insistió que con su comportamiento, Ortiz había decepcionado a su familia, al tribunal y a todos los jóvenes que lo admiran como atleta.

Ortiz, quien jugó dos temporadas con el Jazz de Utah de la NBA y en cuatro Juegos Olímpicos con la selección boricua, fue esposado de inmediato y conducido a la cárcel federal de Guaynabo, al sur de San Juan, donde esperará que un juez dicte sentencia en su contra.

El ex basquetbolista se había declarado culpable el viernes por posesión de las 218 matas de marihuana, mediante un acuerdo a cambio de que la fiscalía archivara los cargos por procesar y distribuir el narcótico.

Según el acuerdo, la fiscalía solicitaría que Ortiz cumpla 600 horas de servicio comunitario y entre 18 y 24 meses de cárcel.

Pese al resultado positivo a cocaína y la revocación de la fianza, "las condiciones del acuerdo siguen intactas", explicó Llovet. "Sólo que ahora, Ortiz estará en la cárcel" en espera de comenzar su condena.

Llovet había explicado que la decisión final del juez es discrecional y no está sujeta al acuerdo. La pena para el cargo que enfrenta Ortiz va de 5 a 40 años de cárcel.