El mandatario Daniel Ortega se convertirá en el primero en la historia de Nicaragua que logra tres veces la presidencia.

El tozudo mandatario, de 65 años, llegó al poder tras el derrocamiento de la dictadura somocista por los rebeldes sandinistas en 1979 e integró la junta revolucionaria que gobernó hasta 1984.

Se convirtió en presidente en los primeros comicios tras la revolución del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Gobernó hasta 1990 cuando perdió ante Violeta Chamorro (1990-1996).

A esta derrota le sucedieron dos más ante Arnoldo Alemán (1997-2001) y Enrique Bolaños (2002-2006).

El otrora guerrillero sandinista ha sido maestro del mimetismo durante las campañas electorales. De confrontar al Papa Juan Pablo II en 1983 se convirtió al catolicismo y se casó con su compañera Rosario Murillo en septiembre de 2005 en una ceremonia privada celebrada por su otrora oposito, el Cardenal Miguel Obando y Bravo.

De virulento critico del Fondo Monteario Internacional ha a pasado a ser su alumno más aplicado siguiendo literalmente sus indicaciones. Lo único que no ha abandonado es su discurso antinorteamericano y sus ataques al "capitalismo salvaje" exaltando su gobierno "socialista, cristiano y solidario".

Tampoco ha abandonado su amistad con Cuba y ha acrecentado la de Venezuela con el presidente Hugo Chávez, de quien recibe apoyo petrolero.

Cuando abandone la presidencia en 2016 se convertirá en el mandatario que por mas tiempo habría ostentado la presidencia del país. Serían 16 años: 1984-1990, 2007-2011 y 2012-2016.

También sería el que más tiempo ha detentado el poder, 21 años, porque entre 1979 y 1984 fue cabeza de una junta de gobierno revolucionaria.

Su vicepresidente en el período entre 1984 y 1990, Sergio Ramírez Mercado, dijo en un reciente artículo que con Ortega "la democracia está en peligro". Señaló que en una ocasión el ahora mandatario afirmó que "las elecciones solo sirven para dividir y que si tuviéramos un sólo partido en Nicaragua viviríamos en concordia y armonía".

Ortega ha criticado también el sistema presidencialista del país que considera "podrido" y ha propuesto en varias ocasiones establecer un sistema parlamentario.

Ramírez recordó además que el ex ministro del Interior sandinista, Tomás Borge, dijo una vez que "la revolución es fuente de derecho y estamos en revolución". En los años 80 las leyes del país y la misma Constitución fue reformada bajo esos principios.

Ortega comentó hace algún tiempo que su familia es longeva y por lo tanto podría dirigir el país por largo rato.

El mandatario reelecto sufrió cárcel durante la dictadura somocista (1937-1979) y fue uno de los principales artífices de la lucha guerrillera que culminó con la caída de Anastasio Somoza Debayle.

Entre 1979 y 1990 tuvo que enfrentar la guerra de los contras financiada por los Estados Unidos, en que el país quedó prácticamente destruido.

Su recién concluido gobierno que debe reiniciar el próximo 10 de enero, ha logrado disminuir la pobreza de 9,7 a 9,0 según un estudio del organismo independiente local Fundación para el Desafío Económico Global con sus programas Hambre Cero, Usura Cero y un bono solidario mensual para los empleados públicos de 33 dólares.

El gobierno de Ortega subsidia el transporte colectivo, parte de la energía eléctrica y construye casas de interés social. El programa Hambre Cero distribuye cerdos, vacas o gallinas a familias campesinas para su subsistencia.

En 2007 estableció la gratuidad en la educación y la salud y en 2009 el país fue declarado "libre del analfabetismo" por su gobierno y la Unesco. También su partido apoyó la penalización del aborto solicitado por la iglesia Católica en 2007.

Paul Oquist Kelley, un norteamericano asesor económico de su gobierno, sostiene que el crecimiento económico del país decreció apenas 1,5% en el actual gobierno, pese a la crisis económica internacional.

Los encuestadores como Raúl Obregón, de la firma M&R, sostiene que por ello Ortega estaba en la cúspide de todos los sondeos de opinión.

El gobierno de Ortega se ha caracterizado por un control total de la información gubernamental a través de los medios de comunicación oficialistas. La secretaría de Comunicación y Ciudadanía que dirige su esposa controla toda la información gubernamental.

Durante su gobierno Ortega no ha dado una sola entrevista a los medios independientes y ni siquiera a los oficiales.