Ecuador se gastará el próximo año 2.867 millones de dólares en subsidios al consumo de combustible, según dijo hoy el Ministerio de Finanzas, que también pronosticó un aumento de la producción de crudo hasta 2013 y una reducción desde entonces.

En una presentación a la prensa del proyecto presupuestario del Gobierno para el 2012, el titular de esa cartera, Patricio Rivera, divulgó el valor de los subsidios al combustible, que equivaldrán al 4 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Algunos organismos internacionales piden a los gobiernos la eliminación de ese tipo de partidas, pues consideran que agravan el calentamiento global al estimular el sobre-consumo y reducir el incentivo de comprar automóviles menos contaminantes o sistemas energéticos más eficientes.

No obstante, en Ecuador el tema es muy sensible, dado que gobiernos anteriores se enfrentaron a protestas multitudinarias cuando intentaron subir el valor de los carburantes.

En el país andino el galón de gasolina súper vale unos dos dólares (aproximadamente 0,5 dólares por litro) y no llega a esa cifra el tanque de gas para uso doméstico, lo que fomenta el contrabando hacia Perú y Colombia, donde son más caros.

Los mayores beneficiados directos de estos subsidios son las personas de altos ingresos, pues su consumo de energía es mayor.

Sin embargo, el Gobierno también ha enfatizado que la reducción de las subvenciones, y la consiguiente subida del valor de los combustibles, encarecería el transporte y por ende los precios de los bienes en general, lo que perjudicaría en especial a los pobres.

En la propuesta presupuestaria, el Ministerio de Finanzas prevé que el país bombeará el próximo año 188 millones de barriles de crudo, es decir, unos 515.000 barriles por día, frente a la media actual de unos 500.000 barriles.

La producción alcanzará un pico de 204 millones de barriles en 2013 y descenderá hasta los 191 millones en 2015, según sus previsiones.

El alto precio del petróleo ha eliminado el déficit comercial ecuatoriano para este año, de acuerdo con el Ministerio, y ha aportado fondos al Estado para elevar el gasto y la inversión públicos.

Con esa inyección de dinero, el país creció más del 8 % en el primer semestre y Rivera dijo que la economía terminará el año con una expansión superior al 5,2 % calculado originalmente, aunque indicó que la previsión exacta la divulgará el Banco Central.

En el 2012 el PIB de Ecuador aumentará un 5,3 %, según el ministro, que aclaró que esa cifra sería mayor de no ser por la paralización de la refinería de Esmeraldas para realizar mejoras en sus equipos, que comenzará a finales del próximo año.

En comparación, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó en septiembre un crecimiento del 3,8 % para Ecuador el próximo año.

El presupuesto para 2012 presentado por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional asciende a 26.109 millones de dólares, con base en un precio medio del crudo de 79,7 dólares por barril e incluido un déficit de 4.233 millones de dólares.

Rivera afirmó que el Gobierno no considera la emisión de bonos en el exterior para financiar esa brecha, que equivale al 5,9 % del PIB de Ecuador, a no ser que se den "condiciones favorables" para una operación de ese tipo.

El país suspendió pagos de parte de su deuda en 2008 y desde entonces no ha intentado volver a los mercados internacionales de capitales.

El ministro explicó que el déficit será costeado con fondos aportados por "gobiernos y bancos", que no especificó, además de casi 1.200 millones en créditos de organismos multilaterales, préstamos de China y Rusia ya pactados, y unos 456 millones en papeles públicos a emitirse en el mercado local.

El año que viene la inversión del Estado, sin contar las partidas de empresas públicas como Petroecuador y Petroamazonas, ascenderá a unos 4.799 millones de dólares, una subida de 108 millones con respecto al ejercicio actual, según dijo a la prensa Diego Martínez, Subsecretario de Planificación y Desarrollo.

Esa cantidad se destinará a proyectos de transporte, agricultura, turismo, electricidad, nutrición, vivienda, reforma de la justicia y educación, entre otros, informó Martínez.