Una corte de apelaciones tunecina ordenó el martes la extradición a Libia del ex primer ministro de ese país, Al-Baghdadi al-Mahmudi.

Al-Mahmudi fue declarado culpable de haber ingresado ilegalmente a Túnez y fue encarcelado en septiembre, pero la condena fue revocada más tarde.

Las autoridades tunecinas, sin embargo, lo retuvieron después de una solicitud de extradición de Libia.

Al-Mahmudi no está entre los ex aliados de Moamar Gadafi que son buscados por la Corte Penal Internacional, pero las autoridades libias señalaron que es requerido por presunta corrupción y otros delitos.

El gobierno tunecino tiene la última palabra sobre si se extradita a al-Mahmudi. Kadhem Zine, vocero del Ministerio de Justicia, dijo el martes a la AP que el presidente de Túnez debe emitir un decreto para ordenar la extradición.

Abogados de al-Mahmudi dijeron que su representado está en peligro debido a los muchos secretos que conoce sobre el régimen de Gadafi.

Mabruk Korchid, coordinador del enorme equipo jurídico del ex primer ministro, ha señalado que con la muerte de Gadafi, al-Mahmudi es el "único poseedor" de secretos internos libios y de las "relaciones entre Libia y ciertos poderes".

Korchid dijo que su cliente, de 70 años de edad, está débil y padece diabetes, y agregó que al-Mahmudi está acusado por las autoridades libias de haber ordenado "transacciones ilegales" en el 2006, y de haber "incitado violaciones de mujeres" en los últimos días del régimen de Gadafi.