China protestó el martes por la decisión de Mongolia de permitir la visita a su territorio del líder espiritual tibetano, el Dalai Lama.

Hong Lei, vocero del Ministerio del Exterior, dijo el martes que la protesta cumple con la tarea de mantener la sistemática oposición de China hacia cualquier país que ofrezca un espacio al Dalai Lama. Beijing dijo que el Dalai Lama está enfocado en separar al Tíbet de China, una acusación que el líder en el exilio niega.

Hong dijo que el gobierno chino presentó "una protesta solemne" a Mongolia, un país sin acceso al mar entre Rusia y China cuyos habitantes son devotos de la escuela tibetana budista.

El Dalai Lama, que ha visitado Mongolia varias veces, realiza la que describe como una visita religiosa. Está programado para ofrecer una conferencia y reunirse con budistas mongoles antes de abandonar el país el jueves.