Varios miembros de los servicios de rescate trabajan en una mina de carbón inundada en el condado de Pingtang, el pasado mes de julio. EFE/Archivo