El primer ministro italiano superó el martes una moción de censura, pero ya no podrá contar con la mayoría en la Cámara de Diputados, mientras la presión financiera relacionada con la crisis de la deuda de la eurozona golpeaba a Italia.

La oposición exigió inmediatamente que Silvio Berlusconi renuncie de cualquier manera para serenar a los mercados financieros, aunque el premier siempre ha desestimado llamados previos a dimitir antes de que termine su mandato, en 2013.

La votación, como parte de una iniciativa rutinaria para aprobar el presupuesto federal de 2010, fue de 308 votos a favor de Berlusconi y ningún voto en contra, pero hubo 321 abstenciones, la mayoría de la oposición de centroizquierda.

Si los 630 diputados hubiesen votado, Berlusconi habría necesitado una mayoría de 316 escaños para asegurar el control del gobierno.

Berlusconi analizó el conteo de votos que se le entregó poco después de la votación, al parecer tratando de averiguar quienes se abstuvieron.

"¡Este gobierno no tiene mayoría!", gritó el líder opositor Pierluigi Bersani, quien se puso de pie en la cámara.

"Todos sabemos que Italia corre el riesgo real en los próximos días de no tener acceso a los mercados financieros", agregó Bersani.

El legislador se refirió a las tasas que paga Italia a los acreedores internacionales, que se han disparado en medio de semanas de incertidumbre política sobre la capacidad de Berlusconi para continuar dirigiendo el país y supervisar la adopción de medidas de austeridad para combatir la creciente deuda de Italia.

Previamente, Umberto Bossi, el líder de la Liga del Norte y el principal socio en la coalición de gobierno dijo que Berlusconi "debería dimitir" y ser reemplazado por otro líder de su coalición.

Bossi dijo que el candidato seleccionado por Berlusconi para sucederle, el ex ministro de Justicia Angelino Alfano, no debería presidir el gobierno.

El pedido, citado el martes por los medios de comunicación italianos, fue formulado horas antes de la moción de censura en el Parlamento.

Con una deuda de unos 1,9 billones de euros (2,6 billones de dólares), Italia es considerada demasiado poderosa económicamente para ser rescatada, como ha ocurrido ya con Grecia, Irlanda y Portugal.

El interés de los bonos soberanos italianos se disparó el martes a su mayor nivel desde que el euro fue establecido en el 1999. En encarecimiento del dinero hará que los consumidores italianos vean mermado su poder adquisitivo. Solamente en el 2012, Italia deberá recaudar 300.000 millones de dólares (412.000 millones de dólares) en nuevos créditos.

Al finalizar la mañana, el interés de los bonos italianos a 10 años subió 0,07 de punto al 6,6%, en baja frente al 6,74% a poco de comenzar la jornada. Todo rendimiento superior al 7% es considerado insostenible y fue lo que obligó a Grecia, Irlanda y Portugal a solicitar un plan de rescate.