Después de todo lo que se habló sobre el uso de innovadores sistemas de refrigeración en los estadios del Mundial de 2022 en Qatar, el arquitecto a cargo de una de las sedes dijo el martes que hay soluciones mejores y más baratas.

La firma Populous, que diseñará el estadio Sports City en Doha, intenta convencer a las autoridades qataríes que descarten los planes de instalar sistemas de aire acondicionado en la sede.

El director de Populous, John Barrow, indicó que el sistema es muy caro y malo para el ambiente si se utiliza a gran escala.

"Creo que podemos ser más listos. Se trata del movimiento del aire, de la humedad en el aire y de tener la temperatura adecuada en el momento adecuado del día", dijo Barrow a los delegados en una asamblea sobre estadios de fútbol.

La instalación de sistemas de refrigeración para combatir la temperatura de 50 grados Centígrado (122 Fahrenheit) que hay en junio en el desierto fue uno de los puntos principales en la campaña de Qatar para ganar la sede del Mundial.

Qatar contrató a Populous para asesorar su campaña, y apostó a la experiencia de la compañía en la construcción de proyectos como el nuevo Yankee Stadium, el estadio Olímpico de Londres 2012 y la cancha Emirates del club Arsenal.

La firma construyó un pequeño prototipo de estadio con aire acondicionado en Doha para ayudar a convencer al comité de inspección de la FIFA que la pequeña nación puede organizar el Mundial.

Sin embargo, ahora Barrow cree que el estadio Sports City puede ser enfriado con sombra en los asientos y utilizando métodos tradicionales árabes de ventilación.

"Vamos a descartar el sistema de aire acondicionado que costará una fortuna", señaló Barrow.

En cambio, propuso torres de viento que succionen en el aire caliente para crear circulación de aire en el estadio.

"Es parte de la tradición del Golfo (Pérsico) construir torres de viento que ventilan naturalmente", señaló.

Qatar prometió a la FIFA que sus 12 estadios se mantendrían a una temperatura alrededor de los 26 grados Centígrado (79 Fahrenheit). Ahora Barrow dice que los espectadores podrían estar a 30 grados Centígrado (86 Fahrenheit) durante los partidos diurnos.

"No tiene que estar a 26 grados. Las expectativas de los fanáticos tienen que bajar", señaló.