La pregunta en boca de casi todos los analistas en relación con una mujer que denunció públicamente a Herman Cain por acoso sexual nada tiene que ver con el aspirante a la postulación presidencial republicana sino el momento de airear la presunta afrenta, ahora.

Sharon Bialek dijo el martes al ser entrevistada por varias cadenas de televisión que decidió finalmente sacar a relucir la presunta conducta impropia del aspirante presidencial republicano pese haber pasado casi 15 años del presunto incidente.

Dijo haberse sentido "avergonzada" por el incidente y que quería seguir con su vida. Bialek aclaró que financieramente nada tiene que ganar y que incluso no pagó salario alguno a Gloria Allred, una abogada feminista de renombre nacional que la acompañó en la rueda de prensa. Además, insistió, pese al tiempo transcurrido decidió exponer en público su versión de los hechos animada por su hijo de 13 años.

Bialek defendió el lunes su versión de que Cain tuvo con ella una conducta sexual inapropiada hace años, mientras viajaban en un automóvil precisamente cuando se encontraba desempleada y buscaba ayuda desesperadamente.

"Sólo hago esto porque es lo adecuado", dijo en una entrevista. Bialek dijo que ni le pagaron ni le ofrecieron empleo por sacar a relucir el presunto acoso. Y aclaró que esperó tanto tiempo — 14 años — porque "me sentía avergonzada ... y sólo deseaba olvidarlo".

Bialek dijo que se topó con Cain a principios de año en un mitin del tea party. "Le di la mano y se acordaba de mi", dijo la mujer. "Parecía sentirse un tanto incómodo".

Bialek reconoció en otra conferencia de prensa que hace una década encaraba enormes dificultades financieras, y que tuvo que declararse en bancarrota. Empero, insistió que su decisión de sacar ahora a relucir la presunta conducta impropia de Cain no tiene motivaciones financieras.

"No se trata de mi. No me he postulado a la presidencia", dijo Bialek.