Los colegios electorales abrieron hoy con normalidad a las 08:00 horas GMT en Liberia, donde la presidenta, Ellen Johnson Sirleaf, opta a un nuevo mandato en la segunda ronda de unas elecciones marcadas por el boicot de la oposición.

Unos 2,5 millones de liberianos están llamados a las urnas para decidir si continúa en la Presidencia Johnson Sirleaf, del Partido de la Unidad (UP), o si le sucede el opositor Winston Tubman, del Congreso para el Cambio Democrático (CDC), que ha pedido a sus simpatizantes que boicoteen los comicios.

Pese a que Tubman reclamó que se aplazaran las elecciones después del trágico desenlace de las protestas de sus seguidores este lunes, que causaron un muerto y varios heridos, los liberianos empezaron a acudir a los colegios electorales desde primera hora de la mañana.

No obstante, algunos centros de voto en Monrovia estaba cerrados a la hora oficial de apertura, ante el temor de represalias de partidarios del CDC, si bien se ofreció a los electores la opción de votar en colegios alternativos.

La presidenta en funciones de la Comisión Electoral Nacional (CEN), Elizabeth Nelson, animó a la población a ejercer su derecho al voto.

"Es vuestro derecho constitucional. No permitáis que nadie os niegue ese derecho", subrayó Nelson.

A pesar de no haber divulgado una fecha límite para anunciar el ganador, la CEN ha apuntado que el recuento de votos comenzará de inmediato tras el cierre, a las 18:00 horas GMT, de los 4.457 colegios electorales repartidos por todo el país.

Las misiones de observación locales e internacionales se hicieron presentes en todo el país, siendo la más numerosa la de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), que cuenta con unos 200 efectivos.

También han movilizado observadores, entre otras organizaciones, la Unión Africana (UA) y la Unión Europea (UE), que han criticado el boicot de la oposición a los comicios.

En algunos feudos de simpatizantes de Johnson Sirleaf (primera mujer presidenta de un país africano), como el condado de Lofa (norte de Liberia), numerosos votantes remarcaron que irán a las urnas y no se dejarán amedrentar por las amenazas del CDC.

"Esta es una oportunidad de oro para ejercer mi derecho y ningún tipo de intimidación me lo va a impedir", comentó John Massaley, estudiante de la Universidad de Liberia.

En la primera vuelta del 11 de octubre, los resultados emitidos por la CEN mostraron que Johnson Sirleaf (distinguida con el Premio Nobel de la Paz de 2011 días antes de los comicios), obtuvo un 43,9 por ciento de los votos, por un 32,7 por ciento de Tubman.

Según la legislación electoral liberiana, un candidato necesita la mitad de los sufragios más uno para evitar un desempate en segunda ronda, en la que sólo basta una mayoría simple para lograr la victoria.

Los observadores internacionales coincidieron en calificar las votaciones de la primera ronda electoral de limpias, libres y justas, pese a que Tubman se afanó en no legitimar lo que tildó de "proceso corrupto".

Estas elecciones son las segundas que se celebran desde el fin de la guerra civil que devastó el país desde 1989 a 2003 y causó unos 250.000 muertos, por lo que está en juego afianzar la frágil democracia liberiana.