Seis personas murieron hoy en una estampida registrada en un multitudinario festival religioso que tiene lugar estos días en Haridwar, ciudad del norte de la India situada junto al Ganges, según fuentes oficiales.

El suceso ocurrió poco antes del mediodía en un centro espiritual del área de Chandidweep, cuando un gran número de peregrinos intentaron entrar a la vez para participar en un ritual de homenaje en el centenario del fundador del enclave, Shriram Sharma.

"Se produjo un embudo. La mayoría de las víctimas fallecieron por asfixia", dijo a la agencia local IANS un portavoz de la organización del evento, Divesh Vyas, quien aseguró que diez personas sufrieron heridas.

Las víctimas fueron sacadas del lugar -algunas a rastras, según pudo verse en los canales indios de televisión- por los servicios de rescate y los voluntarios de la organización, el Gayatri Parivar.

Varios funcionarios del Gobierno y miembros de la Policía también están en el lugar del suceso.

A la localidad de Haridwar, situada a orillas del río Ganges, se han desplazado estos días cientos de miles de personas para participar en el festival hindú "Gayatri Mahakumbh", dedicado a propagar el mantra "Gayatri", el más famoso del hinduismo.

Los organizadores esperaban antes del inicio del festival la asistencia de unos cinco millones de personas a la localidad, un enclave acostumbrado a recibir multitudes de peregrinos pero con infraestructuras precarias e inadecuadas para ello.

"No ha habido problemas en la ciudad por el flujo de personal, ni de tráfico ni de ninguna otra índole", dijo en declaraciones citadas ayer por IANS el superintendente de Policía Pushkar Singh Sailal.

El evento marca las celebraciones del centenario del santón Shriram Sharma, fundador del Gayatri Parivar, una organización que según IANS cuenta con millones de seguidores tanto en la India como en el extranjero.

El jefe del Gobierno regional de Uttarankhand, donde se encuentra Haridwar, había llegado a asegurar que sus funcionarios debían aprender a gestionar las multitudes como lo hacían los organizadores.

Las avalanchas humanas y estampidas son frecuentes en las celebraciones religiosas multitudinarias en la India, debido a la precariedad de las infraestructuras y arreglos de seguridad y a la gran cantidad de peregrinos que se dan cita en ellas.

Por el número de personas fallecidas, la avalancha más grave tuvo lugar el 25 de enero de 2005, cuando murieron al menos 258 personas, durante una peregrinación hindú en el estado occidental de Maharastra.