Más de 12 millones de espectadores, un 54,2% de cuota de pantalla, siguieron el único debate electoral entre los dos principales candidatos a la presidencia del gobierno español, según datos oficiales publicados el martes.

Una media de 12.005.000 de personas siguieron el lunes el esperado cara a cara entre el líder del conservador Partido Popular y principal favorito Mariano Rajoy y el candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba de cara a las elecciones del 20 de noviembre.

Durante las dos horas que duró el debate en horario de máxima audiencia, 22,3 millones de españoles sintonizaron el algún momento con la retransmisión que realizaban más de 20 cadenas de todo el país ibérico, según las cifras de seguimiento facilitadas por Barlovento Comunicación.

A pesar de las buenas cifras, la audiencia fue inferior al debate televisado que mantuvieron para las elecciones de 2008 Rajoy y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Aquel cara a cara obtuvo un 59,1% de cuota de pantalla y una media de más de 13 millones de espectadores.