El gobierno rechazó el lunes que Uruguay sea un paraíso fiscal como sostuvo el presidente de Francia Nicolás Sarkozy, lo que originó un incidente diplomático entre ambos países.

"Uruguay no es ningún paraíso fiscal porque no verifica las condiciones de paraíso fiscal", afirmó el ministro de Economía Fernando Lorenzo tras una reunión del consejo de ministros con el presidente José Mujica.

Agregó que "Uruguay es y seguirá siendo un país legal y está bien apartado de lo que hace un paraíso fiscal".

Por su parte, el canciller Luis Almagro dijo que Uruguay mantendrá contactos con los gobiernos de la región para "saldar la situación". Argentina y Brasil forman parte del Grupo de los 20 (G20) y sus presidentas, Cristina Fernández y Dilma Rousseff estaban presentes durante el discurso de Sarkozy.

Durante la reunión del G20 el viernes Sarkozy mencionó a Uruguay al enumerar una serie de paraísos fiscales advirtiendo que serán marginados de la comunidad internacional.

Tras conocer estas declaraciones, Mujica encomendó a su canciller que consultara al embajador uruguayo en París, Omar Mesa, y que se convocara a la representación de Francia en Uruguay. "Las medidas que indiqué respondían a la amenaza de ser apartados de la comunidad internacional como, al parecer, dijo textualmente" Sarkozy, aseguró Mujica el lunes, según la secretaría de comunicación institucional de la Presidencia en un comunicado.

La nota oficial agregó que al mandatario le llamó "la atención la afirmación de un matutino sobre una presunta conversación con su par argentina que habría mantenido" Mujica el domingo sobre este asunto, porque "nunca existió".

Uruguay y Francia tienen desde 2009 un acuerdo de intercambio de información sobre políticas financieras, fiscales y de inversiones.

El embajador de Francia Jean-Christophe Potton reconoció en declaraciones a radio El Espectador que "Uruguay tiene una política muy activa en este ámbito y ha tenido muchos progresos".

El diplomático agregó que la actual situación que enfrenta Uruguay le recuerda la que vivió en 2009, cuando se lo incluyó en la lista de paraísos fiscales de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de la que luego salió gracias al trabajo del gobierno.

En este sentido, opinó que "Uruguay va a salir muy rápido de la lista gris" y agregó que "le va a ser más fácil salir a Uruguay que a otros países".

El diplomático dijo que su gobierno "está escuchando y tratando de explicar la posición francesa para dar la mejor respuesta posible" y añadió que "lo que hizo el presidente Sarkozy no fue en nombre de Francia, fue en nombre de la OCDE".

Potton y Almagro se reunieron el lunes pero no hubo información oficial sobre el encuentro.

La oposición respaldó al gobierno del presidente José Mujica. El ex ministro de Economía Ignacio de Posadas consideró que Uruguay debe buscar apoyo no en los países de la región sino en otras naciones, como Estados Unidos.

"Todos los países necesitan apoyo y los países chicos más. Y nuestros apoyos no están ahí donde estamos cacareando, el Mercosur. Tenemos que hacer las cosas en serio", indicó.

En tanto el vicecanciller Roberto Conde, dijo a El Espectador que "para Uruguay el tema tributario es tan importante como el tema comercial, es tan importante como la complementación económica, es tan importante como la fuente de financiamiento para el proceso del desarrollo integrado, es tan importante como la discusión de los usos de los subsidios y desequilibrios de los mecanismos de incentivos entre los países que usan Brasil, Argentina y Uruguay, eventualmente Paraguay (que forman el Mercosur). Es tan importante como las medidas no legales de protección del comercio".

Agregó que "tenemos que discutir toda esta agenda. No es para que un país desde Londres o desde París nos diga 'usted debe acordar tal o cual cosa con Argentina o con Brasil'. Ellos tienen que respetar nuestro proceso de integración".