Los soldados sirios irrumpieron el lunes en la acosada ciudad de Homs, derribando puertas y efectuando arrestos, después de casi una semana de hechos de violencia que enfrentan a desertores del ejército y opositores que exigen la caída del presidente Bashar Assad, dijeron activistas.

No estaba en claro por el momento si los soldados han recuperado el control del distrito Baba Amr, donde el gobierno al parecer enfrenta resistencia armada de soldados desertores que han buscado refugio en ese vecindario y en los distritos cercanos.

Más de 110 personas han muerto en la última semana en Homs, una ciudad de 800.000 habitantes que se ha convertido en uno de los principales centros de protesta y represalias durante la revuelta de casi ocho meses contra Assad, dijo Ibrahim Hozan, un portavoz de los Comités Locales de Coordinación.

La violencia tiene lugar pese a las afirmaciones sirias de que cumple con un plan patrocinado por la Liga Arabe para poner fin a la violencia.

Los activistas dijeron que dos personas murieron en la ciudad y en la provincia circundante el lunes, elevando la cifra de muertos en las últimas 24 horas a por lo menos 18.

Era imposible verificar los hechos en el terreno. Siria ha prohibido la presencia de casi toda la prensa extranjera.

Gran parte de la violencia de los últimos días parece involucrar a miembros de los militares que desertaron y combaten para proteger a los civiles, según grupos de activistas.

"Hay una campaña de arrestos en algunos de los vecindarios más duros del distrito", dijo un activista en Homs a The Associated Press por teléfono, que habló con la condición del anonimato por temor a represalias.

Los activistas dicen que las fuerzas del gobierno han atacado a tiros a manifestantes inermes y han usado las ametralladoras de los tanques y otras armas pesadas indiscriminadamente en áreas residenciales. El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos dijo que las víctimas del lunes incluyen una niña de ocho años que murió en el distrito de Houla.

___

El periodista de The Associated Press Maamoun Youssef contribuyó a este despacho desde El Cairo.