El presidente del Barcelona Sandro Rosell consideró el lunes que la liga española de fútbol cuenta con muchos equipos y que es partidario que se reduzca de 20 a 16.

Rosell también se expresó a favor de que se fijen límites a la capacidad de gasto de los equipos más ricos.

Barcelona y Real Madrid, los equipos dominantes del fútbol español, también están de acuerdo que deben ayudar a sus rivales con una repartición más justa de los ingresos por derechos de televisión, según dijo Rosell.

El dirigente azulgrana compareció en Zurich a la conferencia "International Football Arena", donde señaló que sus propuestas permitirán que la liga española sea más competitiva.

"Al reducir la cantidad de clubes en la liga, todos los clubes serán más competitivos", afirmó.

Rosell sugirió que en primera instancia se debe disputar un campeonato de 18 equipos y luego eliminar dos equipos más.

La desigualdad económica en España se debe a que los dos pesos pesados acaparan más de la mitad de los ingresos por derechos de televisión, alrededor de 135 millones de euros (190 millones de dólares) cada uno.

Rosell dijo que Barcelona y Real Madrid deben ponerse de acuerdo para que la liga española adopte en los próximos cinco años el modelo de la liga Premier inglesa, en el que los dineros son repartidos equitativamente entre los 20 equipos.

"Tenemos que hacer que el reparto de los derechos de televisión sea distribuido en forma colectiva", dijo Rosell, cuyo club ha ganado la Liga de Campeones tres veces desde 2006. "Estamos conversando con los demás clubes y tenemos claro que este es el futuro. Tenemos que escuchar las demandas de los otros 18".

Además, Rosell expresó su oposición a que extranjeros, como ocurre con Málaga y el Racing de Santander, sean propietarios de clubes españoles.

"No me gusta, pero está ocurriendo. En la liga Premier ya no quedan más clubes por vender y ahora le pusieron el ojo a España", dijo.

Rosell reconoció que el Barsa, con deudas que oscilanb los 500 millones de euros (700 millones de dólares) "no se encuentra en una buena situación" económica.

"No lo estamos porque le debemos mucho dinero a los bancos. Pero es algo que está bajo control", afirmó Rosell.

Pronosticó que las medidas tomadas asegurarán que el club tendrá sus cuentas en orden en los próximos cinco años, "si no pasa nada malo".