El presidente Daniel Ortega obtenía el 62,65% de los votos emitidos en los comicios del domingo tras escrutar el 85,80% de las juntas receptoras, informó el Consejo Supremo Electoral.

El presidente del tribunal electoral, Roberto Rivas, informó el lunes que en segundo lugar se encontraba el candidato la alianza Partido Liberal Independiente (PLI) Fabio Gadea Mantilla con un 30,96% de los votos. En tercer lugar el ex presidente Arnoldo Alemán, de la alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC) con 6,02%.

"No podemos aceptar los resultados, porque no reflejan la voluntad del pueblo si no la voluntad del propio consejos electoral", dijo el lunes Gadea en rueda de prensa.

Agregó que a medida que avanzó el proceso "el inventario de irregularidades del mismo fue creciendo".

Aseguró que el proceso fue "cuidadosamente planeado por el orteguismo (simpatizantes de Ortega)para alterar la voluntad popular" que "arroja fundadas sospechas de un fraude de modalidad y proporciones inauditas".

Militantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional celebraron la madrugada del lunes los resultados preliminares que le daban el triunfo a Ortega.

El Consejo informó que también recibirá el lunes los reportes de los observadores internacionales de Organización de Estados Americanos (OEA), de la Unión Europea y de algunos organismos locales.

Un comunicado de la OEA informó que el Secretario General del organismo, José Miguel Insulza, se comunicó la noche del domingo con Ortega y le dijo que "pese a ciertos vaticinios sobre posibles tensiones y actos de violencia, la madurez del pueblo nicaragüense y su vocación por la paz marcaron" los comicios.

Sin embargo, la portavoz del Departamento de Estado Victoria Nuland, dijo en Washington que Estados Unidos está preocupado porque los reportes de prensa sugieren que hubo intimidación e irregularidades en el proceso.

"Hay muchos reportes y estamos preocupados porque las condiciones no fueron buenas", dijo Nuland. "Y francamente, si el gobierno de Nicaragua no tienen nada que esconder, debió de haber permitido un amplio contingente de monitores internacionales".

La situación en el país parecía en calma el lunes. No se reportaron nuevos incidentes como los del domingo que dejó unos 10 heridos y centros de acopio y urnas destruidas, según la policía. La institución dijo que el lunes presentará un reporte completo sobre los hechos de violencia que se registraron.

El secretario del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Francisco Aguirre Sacasa, dijo el lunes a la AP que su partido "no reconocerá el resultado de los comicios, ni la legitimidad de un nuevo mandato de Ortega".

Afirmó que su partido "nunca reconoció" la legalidad de la candidatura de Ortega y "mucho menos vamos a hacerlo ahora".

Un pacto entre los sandinistas y el PLC en 2007 permitió que la Corte Suprema de justicia autorizara en febrero de 2011 la candidatura de Ortega y que dos años atrás el ex presidente Alemán (1997-2002) fuera absuelto después de haber sido condenado por la justicia a 20 años de prisión por corrupción durante su mandato.

"No creemos que Ortega haya duplicado de la noche a la mañana su voto histórico", dijo Aguirre. Describió la mañana del lunes como "amarga" por los resultados preliminares de los comicios, pero dijo esperar que la tendencia "pudiera cambiar" en los próximos conteos porque "el voto sólido de su partido está en el campo".

Para Aguirre, la única explicación de esas cifras es "que pudo haber un gran fraude o mucha abstención".

Señaló que Ortega "ya es un millonario" y ya no va por un gobierno como el de Cuba sino uno controlado por su partido como el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México (1929-2000).