Activistas de Greenpeace se encadenaron el lunes a una puerta de acceso y seis se encaramaron a una grúa usada en la construcción de una planta alimentada por carbón en protesta por el uso de ese combustible fósil en la generación de electricidad, semanas antes de que el país organice una conferencia global sobre el cambio climático.

Horas después de comenzar la protesta al amanecer, la Policía cargó contra los manifestantes en el sitio donde se construye la planta de Kusile y los agentes detuvieron a los seis que se encaramaron a la grúa tras convencerlos de que descendieran, dijo el vocero policial Leonard Hlathi. Un séptimo manifestante que se quedó en tierra fue igualmente detenido.

Los siete serán acusados de diversos delitos, dijo Hlathi.

La activista de Greenpeace Melita Steele dijo que previamente los guardas de seguridad cortaron la cadena usada por los manifestantes para encadenarse a la puerta.

La empresa estatal Eskom, propietaria de la planta, dijo que necesita la instalación de Kusile ante el crecimiento de la demanda de electricidad. La central se completará en 2016. Otra planta, la de Medupi, será completada en 2015.

Las plantas de Eskom son la principal fuente de gases contaminantes causantes del efecto invernadero en Sudáfrica.

"Las obras deberían ser detenidas y esa inversión transferida a fuentes de energía renovable", dijo Steele en una entrevista telefónica.

La vocera de Eskom, Hillary Joffe, dijo que la empresa concuerda con la idea de que Sudáfrica debería reducir la emisión de gases nocivos, orientándose por la energía verde y un uso más limpio del carbón, pero insistió en que Sudáfrica debe desarrollarse y la abundancia de carbón barato es una fuente de energía necesaria.

Greenpeace sostiene que el carbón no sería barato cuando se suman los costos de la contaminación, los problemas de salud, el uso del agua y el cambio climático.

El Banco Mundial aprobó 250 millones de dólares para construir en Eskom una fuente de energía solar y turbinas eólicas, así como un crédito de 3.750 millones de dólares a Eskom para la planta de Medupi.