El sistema computarizado de Estados Unidos es tan vulnerable a ataques que debería disuadir a líderes estadounidenses a ir a la guerra contra otras naciones, dijo un ex funcionario de seguridad cibernética.

Richard Clarke, un asesor de primer nivel de tres presidentes, se unió el lunes a varios expertos militares y civiles del país para ofrecer una evaluación terrible sobre la seguridad cibernética de Estados Unidos, diciendo que la nación simplemente no puede proteger sus redes prioritarias.

Clarke señaló que si estuviera asesorando al presidente, le advertiría que no atacara a otros países porque muchos podrían lanzar ataques cibernéticos devastadores capaces de destruir redes de distribución de energía eléctrica, redes bancarias y sistemas de transporte.

Agregó que las redes de seguridad requerirán más regulación gubernamental y un compromiso de Estados Unidos para responder con mucha dureza a esfuerzos de China y otros que utilizan ataques cibernéticos para robar información delicada a corporaciones y al gobierno.