El presidente de Perú, Ollanta Humala, dijo hoy respecto a las acusaciones de presunto tráfico de influencias contra el vicepresidente segundo, Omar Chehade, que "lo mejor sería que dé un paso al costado" y renuncie al cargo.

En rueda de prensa en el Palacio de Gobierno a propósito de sus primeros 100 días en el gobierno, Humala agregó:"no vamos a blindar ni apoyar a la persona, sino que vamos a apoyar la verdad y se lo he hecho saber al presidente de la comisión de Etica del Congreso, Humberto Lay".

El mandatario añadió que la eventual renuncia "debe nacer de él" porque sería mejor para que se pueda defender en esta comisión y en la fiscalía de las denuncias presentadas en su contra.

Además, "hemos dispuesto que el ministerio del interior haga llegar (a la fiscalía y a la comisión parlamentaria) los informes en los cuales los generales de la policía en actividad han hecho respecto a esta reunión".

Chehade fue acusado de coordinar el desalojo de los trabajadores de la azucarera Andahuasi, que la administran por orden judicial, para entregar esa compañía a otro de sus accionistas, el poderoso grupo económico Wong.