La Bolsa de Seúl cerró la jornada de hoy con un moderado descenso por la desconfianza de los inversores ante la persistencia de la incertidumbre sobre la deuda europea.

El índice referencial Kospi perdió 9,31 puntos, el 0,48 por ciento, hasta 1.919,10 unidades en una sesión en la que se movieron 958 millones de dólares, mientras que el tecnológico Kosdaq creció 6,97 puntos, el 1,39 por ciento, hasta los 509,77 enteros.

La moderada caída del parqué surcoreano se produjo por las pocas expectativas que ha generado la reunión que hoy mantendrán los ministros europeos de Finanzas para aportar soluciones concretas a la crisis, y ante la falta de señales claras de recuperación en EEUU, informó un analista a la agencia local Yonhap.

En la sesión de hoy, los inversores extranjeros se deshicieron de unos 120 millones de dólares en acciones, mientras que las corporaciones vendieron títulos por valor de unos 4.600.000 dólares.

Los grandes exportadores del país perdieron terreno, entre los que destacaron las firmas tecnológicas como Samsung Electronics, valor de referencia del mercado, que cayó un 1,19 por ciento, mientras Hynix lo hizo en un 3,02 por ciento.

Entre los fabricantes de automóviles, el líder del sector, Hyundai Motors, se depreció un 0,42 por ciento, mientras que su filial Kia Motors cayó un 1,42 por ciento.

Los bancos y empresas financieras corrieron suertes dispares, con una caída del 1,73 por ciento en el caso de Hana Financial Group, y ascensos para KB Financial Group, que creció un 0,72 por ciento, y Woori Holdings, que ganó un 1,44 por ciento.

La moneda local perdió 6,2 unidades frente al dólar, que se intercambió en 1.116,9 wones al cierre de la sesión.