El Banco Central tiene previsto iniciar el lunes la devolución de 6,7 millones de dólares a 62.000 clientes que tenían fondos en bancos que cerraron a finales de la década de 1990 debido a una grave crisis económica y cuyos activos pasaron a control de esa entidad, informó el mismo Banco Central.

El presidente de la institución, Diego Borja dijo en rueda de prensa que "vamos a utilizar este sistema de pago del Banco Central, sistema automático de pagos ... para acreditarles en las cuentas bancarias a unas 17.000 personas ... las deudas que todavía la banca cerrada, ahora en propiedad del Banco Central" tiene con ellos.

El resto de los acreedores que no tienen cuentas bancarias podrán recuperar sus fondos directamente en el Banco Central, señaló.

A los 62.000 clientes acreditados para este proceso, se suman otros 58.000 que recibieron fondos en 2010.

Los acreedores tenían depósitos e inversiones económicas en alguno de los 21 bancos que cerraron a finales de la década de 1990, cuando Ecuador enfrentó la peor crisis económica de su historia que elevó la inflación en el país casi al punto de llegar a la hiperinflación, lo que derivó en la quiebra o cierre de la mitad de los 42 bancos que había entonces.

Los activos de los bancos cerrados o quebrados pasaron al control del Banco Central. Para hacer frente a esa crisis, el gobierno del entonces presidente Jamil Mahuad en enero de 2000 impuso al dólar estadounidense como moneda ecuatoriana, mientras que el sucre desaparecía.