El crecimiento de la actividad económica en Chile, de un 5,7 % interanual el pasado septiembre, garantiza una expansión del PIB superior al 6,0 % en 2011, afirmó hoy el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Con el resultado de septiembre "el crecimiento sobre un 6,0 % para este año está bastante garantizado", dijo a los periodistas el ministro, que aseguró también que no hay ningún peligro de recalentamiento de la economía.

"Esta es una buena noticia para nuestro país en un momento tan complejo de la economía internacional", dijo Larraín al comentar los datos del Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec), difundidos este mismo lunes por el Banco Central, que se situaron por encima de las expectativas del mercado, en torno al 5,4 %.

Con el resultado del noveno mes del año, la economía chilena acumuló entre enero y septiembre una expansión de 7,1 %, el mejor para este período desde 1996.

"Este es el mejor crecimiento para Chile desde el año 1996 en los primeros nueve meses del año, hace 15 años que no crecíamos tanto en los tres primeros trimestres", remarcó Larraín.

Tras visitar un edificio de oficinas en construcción en Santiago, el responsable de las finanzas públicas chilenas insistió además en los problemas que afronta la economía internacional y sostuvo qe "probablemente" Europa está "ahora" en recesión.

"Este es un momento complicado, porque sabemos los problemas que hay en Europa. Probablemente Europa ahora está en recesión y hay mucha incertidumbre respecto de lo que pueda ocurrir", precisó al respecto.

"Todas las proyecciones de crecimiento para Europa han ido a la baja y ya hay algunos que están pronosticando una recesión en el Viejo Continente", acotó.

En ese contexto, destacó como "una buena noticia" que en ese escenario complejo, la economía chilena se siga expandiendo", aunque matizó que lo hace, "a tasas menores que las del primer semestre, pero todavía a tasas positivas y superando las expectativas de los analistas".

Según Larraín, los pilares de ese crecimiento están en el sector, comercio, que sigue creciendo a tasas importantes; en una recuperación de la industria, que creció más del 5,0 % el pasado septiembre, "y también en una recuperación de la minería, que había tenido registros negativos en los meses pasados", así como en la construcción.

Al gobierno, sostuvo, le importa el crecimiento, "porque genera empleo".

"Cuando la economía chilena, desde comienzos de 2010, ha generado más de 560.000 empleos, es porque es una economía que crece y que lo hace a tasas bastante superiores a las que nos habíamos acostumbrado en los últimos años", sostuvo.

Sin embargo, concluyó, "no voy a caer en la tentación de volverme exitista, porque tenemos un fuerte trabajo por delante, especialmente en una economía mundial que está mostrando signos de desaceleración y de posible crisis en algunas partes importantes".