Los Bengals de Cincinnati se encuentran en una racha que la franquicia no había experimentado desde 1988 con cinco victorias consecutivas, algo a lo que el coach Marvin Lewis le resta importancia.

"La mitad de estos jugadores ni siquiera había nacido hace 23 años", dijo Lewis.

El novato Andy Dalton lanzó el domingo para tres pases de anotación y 217 yardas y los Bengals se repusieron de un déficit de 10 puntos para vencer 24-17 a los Titans de Tenesí.

Los Bengals (6-2) no habían ganado cinco partidos consecutivos desde 1988 cuando fueron campeones de la Conferencia Americana y llegaron a su segundo Super Bowl. También mejoraron su foja a 4-1 como visitantes con un quarterback novato guiándolos a una serie de 17 puntos sin respuesta y conectando pases de anotación con tres receptores diferentes.

"Nuestro quarterback ha hecho un buen trabajo", dijo Lewis. "El ambiente fue ruidoso, más de lo que esperaba. Creo que ha hecho un gran trabajo enfrentando eso. No se pone nervioso, simplemente sigue jugando".

Tenesí (4-4) ha perdido dos de los últimos tres partidos al cierre de una serie de tres encuentros en casa. Chris Johnson registró 110 yardas terrestres pero los Titans dejaron ir una ventaja de 17-7 que tenían al medio tiempo cuando su ofensiva se apagó en la segunda mitad.

Tenesí consiguió apenas 95 yardas en los últimos 30 minutos con 30 yardas en la jugada final que quedó muy lejos de la zona de anotación. Los Titans además sólo tuvieron el balón en su poder durante cuatro minutos y 38 segundos en el último cuarto de la que el coach Mike Munchak llamó una derrota muy decepcionante.

"No hicimos una sola jugada durante toda la segunda mitad, y luego fue turno de la defensa y no pudimos detenerlos", dijo Munchak.

Mientras que en Foxborough, Massachusetts, sea en un partido a mitad de temporada o en el Super Bowl, Eli Manning y los Giants de Nueva York son expertos en remontadas de último minuto ante los Patriots de Nueva Inglaterra.

Manning coronó una decisiva serie ofensiva muy similar a la del Super Bowl en 2008, lanzando un pase de anotación de una yarda a Jake Ballard con 15 segundos por jugar y dio a los Giants un triunfo de 24-20 sobre los Patriots.

"Sabía que podíamos ganar", dijo el running back Brandon Jacobs. "Definitivamente me llevó de vuelta al Super Bowl".

En esa victoria de 17-14, Manning lanzó un pase de anotación de 13 yardas a Plaxico Burress con 35 segundos del final. Cuatro jugadas antes, David Tyree atrapó el pase de Manning en tercera justo en el centro del campo y por encima de su casco para un avance de 32 yardas.

El domingo, ambos equipos se vieron las caras en un partido importante por primera vez desde entonces. Y Manning completó otro pase en medio del campo a un receiver sin marca en tercera, conectando con Ballard para 28 yardas. Cinco jugadas después, ambos conectaron en el pase del triunfo.

Los Giants ganaron por sexta ocasión en siete juegos.

En los resultados del resto de la jornada del domingo, Dallas venció 23-13 a Seattle; Miami 31-3 a Kansas City; Nueva Orleáns 27-16 a Tampa Bay; Houston 30-12 a Cleveland; San Francisco 19-11 a Washington; Jets de N.Y. 27-11 a Buffalo; Atlanta 31-7 a Indianápolis; Denver 38-24 a Oakland; Green Bay 45-38 a San Diego; Arizona 19-13 a San Luis 13, en tiempo extra; y Baltimore 23-20 a Pittsburgh 20.

Carolina, Detroit, Jacksonville y Minnesota no tuvieron actividad en su jornada de descanso.

El lunes por la noche, los Bears de Chicago visitan Filadelfia.