Al menos 37 personas murieron a causa de las lluvias de este fin de semana en Colombia, ocho de ellas al ser arrastradas hoy por una riada y 29 el sábado a causa de un deslizamiento de tierra, dijeron a Efe los servicios de socorro.

En diálogo telefónico con EFE, el director del Socorro Nacional de la Cruz Roja Colombiana (CRC), César Urueña, señaló que han rescatado e identificado los cuerpos de 24 personas, de la tragedia que afectó al barrio Cervantes, de Manizales, capital del departamento de Caldas (oeste).

Explicó que las otras cinco víctimas del barrio Cervantes, ya fueron rescatadas, pero no identificadas.

Aclaró que el sábado fueron rescatados once cuerpos y "los restantes (dieciocho) fueron sacados en la madrugada del sábado y el domingo.

Agregó que también fueron atendidos en centros hospitalarios 16 heridos, los cuales ya fueron dados de alta, pues ninguno era grave.

Por otro lado, Lilian Muñoz, de la Defensa Civil, indicó a periodistas que ocho personas murieron ahogados cuando un grupo de al menos 30 lugareños que disfrutaban de un baño, fueron sorprendidas por la creciente del río Meléndez que pasa por Cali, capital del departamento del Valle del Cauca (suroeste).

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien estuvo en Manizales, expresó sus condolencias a las familias que perdieron a sus seres queridos.

"Primero que todo, quiero darles nuestras más sentidas condolencias a las familias de las 29 víctimas", dijo Santos quien hizo un llamado para que la población obedezca a los organismos de socorro, pues al parecer los habitantes del sector desoyeron la orden de evacuación.

Agregó que los damnificados recibirán ayudas del Gobierno y recalcó que los organismos de socorro seguirán "trabajando sin parar".

La portavoz de la Dirección de Gestión del Riesgo (DGR), Sandra Calvo Pinzón, dijo a Efe por teléfono que las tareas en la zona de desastre continúan ante la posibilidad de que haya más personas bajo los escombros.

"Pero no tenemos un dato oficial de desaparecidos", advirtió la portavoz en alusión a versiones periodísticas no oficiales que aseguran que en el lugar pudieron estar sepultadas setenta personas.

Calvo observó que el derrumbe destruyó 17 casas y dejó damnificadas a 35 familias.

El país afronta desde septiembre pasado la segunda temporada de lluvias del año, que normalmente va hasta finales de diciembre y que comienza tras un período seco de transición que sigue al primer período de precipitaciones, de finales de marzo a medianos de junio.

Las emergencias asociadas a las precipitaciones dejan ya 58 muertos, según los registros de la CRC.